Volvieron a detener a un ex "dragón" con un arma de fuego

Efectivos policiales de la Seccional Tercera detuvieron el miércoles por la noche a Julio César Coñuecar, de 32 años, cuando se encontraba junto a otros dos individuos comprando bebidas alcohólicas en una vivienda de Roca al 300 que vendía alcohol de manera clandestina.

Los jóvenes viajaban a bordo de un Ford Focus. Cuando los policías procedieron a identificarlos se detectó que Coñuecar portaba un revólver calibre 22 largo con proyectiles. De esa manera fue detenido por portación ilegal de arma de fuego y quedó a disposición de la Oficina Judicial.
Coñuecar fue beneficiado en 2010 por una probation luego de que la Fiscalía lo imputara junto a otros hombres por portación y tenencia de armas de fuego de uso civil, portación y tenencia de armas de fuego de guerra, atentado y resistencia a la autoridad, y abuso de arma. Todo ello en concurso real.
Fue luego de haber sido detenido junto a otros integrantes de la facción sindical de la construcción conocida como "Los Dragones". Sucedió poco antes de las 16 del jueves 19 de noviembre de 2009 en inmediaciones de Rivadavia y Alsina.
En esa oportunidad, efectivos de la Policía Comunitaria viajaban en la línea 3 del transporte público de pasajeros cuando observaron en la calle a un grupo que se distribuía armas y efectuaba disparos, por lo que hicieron frenar el colectivo y bajaron a intentar detenerlos.
Una empleada policial alcanzó a reducir a un individuo de cabello largo que le apuntaba a la cara con un revólver, pero otros integrantes del grupo se acercaron y lo liberaron, para lo cual golpearon a la mujer policía en el rostro.
Así escaparon y subieron a una Toyota Hilux (dominio HZJ-731) que salió por Rivadavia hacia el oeste. El resto de la policía ya había sido alertada, por lo que se armó un operativo cerrojo y la camioneta fue interceptada en Rivadavia y Alvear. Allí se constató que cargaban una importante cantidad de armas de todo tipo y calibre, como también un arsenal de municiones, tanto de uso civil como de guerra.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico