VPH, completar el esquema de vacunación para lograr la protección adecuada

La infección genital por VPH constituye la enfermedad de transmisión sexual más común en el mundo y es la principal causa de cáncer de cuello de útero. La vacuna protege contra los serotipos que con mayor frecuencia causan cáncer cervical, vaginal y vulvar.

Laura Fleider (MN 72777) Ginecóloga del Hospital de Clínicas

La infección genital por el Virus del Papiloma Humano (VPH) constituye la enfermedad de transmisión sexual más común en el mundo, la mayoría de los casos de cáncer de cuello de útero están relacionados a infección genital por VPH. Se estima que en la actualidad, cerca de 660 millones de personas están infectadas con alguna de las variantes del VPH a nivel global.
“El VPH es un virus que puede producir en las mujeres cáncer de cuello uterino, vagina y vulva; en el hombre, cáncer de pene y, en ambos sexos, cáncer de ano y orofaringe como así también verrugas genitales y papilomas laríngeos”, afirmó la doctora Laura Fleider, especialista del Servicio de Ginecología del Hospital de Clínicas. “Las personas que se vacunan contra el VPH disminuyen el riesgo de padecer esos cánceres ente un 50% y 80% y de reducir las verrugas genitales en un 90%”, afirmó la especialista quien enfatizó la necesidad de que quienes se vacunen completen el esquema de dosis indicado.
La administración de la vacuna contra VPH en esquemas de 2 dosis en niñas de 9 a 13 años brinda inmunogenicidad comparable a esquemas de 3 dosis en mujeres jóvenes. Existen dos vacunas aprobadas actualmente para prevenir el VPH, una bivalente y otra tetravalente.
Las cepas 16 y 18 del VPH son responsables de la mayoría de los casos de cáncer causados por este virus, mientras que las cepas 6 y 11 del VPH son la causa del 90% de todos los casos de verrugas genitales; esas cuatro cepas se encuentran incluidas en la vacuna tetravalente contra el VPH.
Recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Médica Europea, basados en la creciente evidencia de no-inferioridad, revisaron la recomendación de administrar la vacuna contra el VPH en adolescentes menores de 15 años, (13 años según ANMAT) en dos dosis en lugar de tres, siempre que la segunda dosis se administre con 6 meses de diferencia. Varios estudios han demostrado la no inferioridad de la respuesta de anticuerpos entre las adolescentes (9-15 años) que han recibido dos dosis (con 6 meses de intervalo) y mujeres (mayores de 15 años) que recibieron las tres dosis estándar.
Sin embargo, el cumplimiento de este esquema de vacunación no siempre es óptimo. “El cumplimiento de la segunda dosis es de un 58% y es mayor que en mujeres que completaron las tres dosis. Además es más sencillo porque muchas mujeres recuerdan la segunda dosis, pero la lejanía con la tercera dosis hace que olviden aplicarla. La disminución de la administración de la vacuna de VPH a dos dosis se traduce ahora en un esquema más sencillo y menos costoso”, destacó la doctora Fleider.
Cumplir con el esquema de vacunación es fundamental para lograr la protección necesaria. “La adherencia a la primera dosis es del 87% y del 58% para la segunda. Si no se completa el esquema el paciente no recibe los beneficios de la vacunación o los mismos pueden ser limitados”, enfatizó Fleider.
Las principales organizaciones sanitarias del mundo, incluyendo la OMS, los Centros para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), recomiendan el uso rutinario de la vacuna tetravalente para la prevención del VPH.
En Argentina, la vacuna contra el VHP está en calendario a los 11 años, pero se aplica gratis a todas las niñas que nacieron a partir del 1 de enero del 2000 (es decir que si tienen más de 11 años, nacieron después del 1 de enero del 2000 y no se la aplicaron, pueden aplicarla gratis hasta los 13 años inclusive).
La especialista indicó que si bien la efectividad en el país no ha sido demostrada en un estudio específico, se espera que gracias a la gran adherencia a la vacunación contra VPH que existe por estar la vacuna incluida dentro del Calendario Nacional de Vacunación, se va a observar a futuro una reducción notable de todas las patologías relacionadas al VPH.
“Es muy difícil poder hablar de la erradicación por dos motivos, uno es que la vacuna no protege contara todos los tipos de HPV existentes y el otro es que no toda la población va a estar vacunada porque hay quienes nacieron antes del año 2000 y no recibieron la vacuna; pero a medida que vayan creciendo estas generaciones de argentinas vacunadas, la infección por VPH va a ser cada vez menos frecuente de hallar. Si se vacunan los hombres además de las mujeres estos cambios serán más notorios aún”, aseguró.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico