Waldemar Ferreira fue contratado por la Agencia Provincial de Seguridad Vial

El comisario Waldemar Ferreira fue acusado en 2014 de brindarle protección a Mario Rolando Chini, un delincuente acusado de robos agravados, un homicidio, amenazas y usurpación. Sin embargo, fue sobreseído porque el fiscal Héctor Iturrioz no avanzó con la acusación en tiempo y forma, ni solicitó una prórroga. Ahora, el policía tiene nuevas funciones.

A través del Boletín Oficial 12.734, el Gobierno provincial confirmó la contratación del comisario Waldemar Ferreira, quien fue incorporado a la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV), sede Comodoro Rivadavia. El oficial cumplirá funciones en el área dependiente del Ministerio de Gobierno hasta el 31 de diciembre, a partir de la fecha de resolución.
De esta forma, a menos de siete meses de ser sobreseído en una causa que lo investigó por presunta protección y connivencia con un delincuente, Ferreira pasará a formar parte del staff de la Agencia de Seguridad Vial, encargada de controlar el tránsito en las rutas provinciales de Chubut.
La causa que investigó a Ferreira estuvo teñida de irregularidades desde su inicio, en agosto de 2014. Es que el por entonces subcomisario fue sindicado de proteger a Mario Rolando Chini, un conocido delincuente que ya había sido condenado por homicidio, además de varias causas por delitos contra la propiedad y maltrato a mujeres.
Los hechos por lo que se los investigó ocurrieron el 3 y el 8 de agosto de ese año cuando Chini fue denunciado por golpear a dos mujeres y robarles todas sus pertenencias en el departamento "A" del edificio 78 del barrio 30 de Octubre.
Su objetivo sería usurparlo. Sin embargo, tras el ataque permaneció prófugo cinco días y fue imputado por el juez Miguel Caviglia por los delitos de robo agravado con el uso de arma de fuego, lesiones y amenazas.
En esa primera audiencia judicial, a Chini se le dictó arresto domiciliario, pero a las cuatro horas llamó a una de las víctimas para amenazarla nuevamente. Cuando la policía fue a verificar si se encontraba en el domicilio del barrio Pietrobelli, donde tenía que cumplir la medida de prisión domiciliaria, ya no estaba y se libró su inmediata captura.

DETENCION SIMULADA

En forma paralela se avanzó en la investigación por presunta protección y connivencia que le habría brindado el exsegundo jefe de la Seccional Quinta, Waldemar Ferreira.
La causa derivo en un allanamiento a la dependencia policial del barrio Isidro Quiroga y Ferreira fue separado de su cargo luego de que las víctimas de la usurpación radicaran la denuncia en el Ministerio Público Fiscal, tras conectar una serie de sucesos que las llevaron a sospechar que existía una connivencia entre el jefe policial y Chini.
Uno de esos hechos fue una presunta detención simulada que Chini les habría blanqueado a las víctimas al decirles: "¿no se dan cuenta de que yo estoy con la policía? El comisario Ferreira me dijo que me dejara agarrar ahí afuera. La detención iba a ser como un simulacro, me detenían y me soltaban".
Así, unos meses después Ferreira fue pasado a disponibilidad, lo que duró poco, ya que en noviembre de 2015 ya cumplía funciones en la Comisaría de Alto Río Senguer, donde fue designado jefe durante la dirección del comisario Leonardo Bustos.
Ese mes también se realizó la apertura de investigación en su contra por el expediente que investigaba su relación con Chini. En la audiencia, la juez Gladys Olavarría otorgó un plazo de tres meses para culminar la investigación y vencido el mismo, sin la presentación de la acusación operaría el sobreseimiento del sospechoso.
Tal como sucede habitualmente en las causas, se esperaba que Iturrioz pidiera una prórroga de la investigación o presentara la acusación en tiempo y forma. Nada de ello ocurrió y a un mes de haberse computado el vencimiento del plazo de la investigación, la defensa del entonces subcomisario solicitó el sobreseimiento.
El pedido fue aprobado por Olavarría y posteriormente ratificado por el Superior Tribunal de Justicia en abril de 2016. Así, Ferreira quedó sobreseído e Iturrioz comenzó a ser investigado por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público, lo cual hizo que el funcionario se autodenunciara para aclarar su comportamiento. Desde entonces, nada más se supo al respecto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico