Ya declararon los catorce policías procesados en la causa Iván Torres

La declaración indagatoria de los policías procesados por la desaparición forzada de Iván Torres se terminó de completar ayer, en la segunda jornada de juicio que se lleva a cabo ante el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia. "Si yo supiera que un idiota lo hizo lo hubiera denunciado y no me estaría comiendo un garrón durante tanto tiempo", sostuvo uno de los procesados que cree que Torres "se fue".

Se llevó a cabo ayer la segunda jornada de juicio por la desaparición forzada de Iván Eladio Torres y en ese marco se continuó con la declaración indagatoria de los policías procesados. El lunes ya habían declarado tres: Juan Sandro Montecino, Marcelo Miguel Alberto Chemín y José Luis Bahamonde.
Ayer lo hicieron los once restantes: Nicolás Alfredo Fajardo, Mario Alberto Gómez, Héctor Enrique Cocha, Santiago Antonio Rodríguez, Roberto Damián Soto, Rosana Elizabet Soler, Hernán Eliseo Leiva, Pablo Miguel Ruiz, Sebastián Florentino Sifuentes y Sergio Omar Thiers. El último en declarar fue el comisario Fabián Alcides Tillería.
El tribunal que lleva adelante el debate está presidido por el juez Jorge Enrique Guanziroli e integrado por Pedro José de Diego y Nora Cabrera de Monella. Además, desde Caleta Olivia sigue el debate la juez federal Marta Yáñez.
La parte acusadora la integran el fiscal general, Teodoro Nürnberg, y el titular de la Procuraduría de Violencia Institucional (PROCUVIN), Miguel Angel Palazzini, mientras que los procesados son asistidos por tres abogados, entre ellos, el defensor público, Sergio Oribones.

26 DE SETIEMBRE
Y 2 DE OCTUBRE
El 26 de setiembre y el 2 de octubre de 2003 son las fechas clave en el caso Torres y de las que pudieron existir confusión entre una y otra, según los propios procesados.
En la primera, la víctima fue demorada por personal del Comando Radioeléctrico a partir de un llamado telefónico que realizó el operador de la agencia de remis que en esa fecha funcionaba frente al Hospital Regional. El hombre que se comunicó avisó que en proximidades de su trabajo había dos jóvenes encapuchados y temía que fueran a robarle.
Al lugar acudió un móvil del Comando a verificar porque casi al mismo tiempo el único patrullero que tenía la Seccional Primera estaba abocado a la persecución de otros individuos que habían robado en un vehículo que estaba estacionado en Las Torres, datos que por teléfono iba transmitiéndole un testigo.
Sobre ese episodio declaró el primer día el oficial Montecino, quien contó que él se dedicó esa noche al ingreso del detenido por el hecho de Las Torres, mientras que sobre los demorados que llevó el Comando dispuso la liberación de Iván Torres porque ya se tenía su ficha de identificación en la Seccional Primera, según le había hecho saber el policía que le avisó sobre su ingreso. En tanto que el joven que lo acompañaba, de apellido Alvarez, quedó demorado por averiguación de antecedentes porque andaba sin DNI.
Ese paso de la víctima por la comisaría quedó apenas registrado por efecto rebote, en virtud del ingreso que se le hizo a su acompañante. De todas formas, no había cometido ningún delito.
La otra fecha es la del 2 de octubre, noche en la que fue visto Torres por última vez. Al respecto se expresaron los procesados durante la indagatoria y en ese contexto se escuchó ayer al chofer del único móvil de la Seccional Primera, al del Comando Radioeléctrico que se desempeñó esa noche en la jurisdicción; la del oficial auxiliar de servicio, al encargado de turno de dicha dependencia y también el de idéntica función pero del Comando. A los policías que trabajaron esa noche, a excepción del oficial de servicio del turno 22 a 6, Martín Betbede, quien no fue procesado en la causa y ayer fue nombrado nuevamente.
La única mujer policía procesada también declaró ayer y contó que fue ella quien el 14 de octubre de 2003 tomó la denuncia a la madre de Torres, María Millacura, aunque primero se le había encomendado recibirle una averiguación de paradero. No obstante, cuando la mujer le contó que sospechaba de la policía sobre la desaparición de su hijo, ella le dijo eran muy graves sus sospechas y que eso debía ser ingresado como denuncia, no como averiguación de paradero. Lo consultó con su jefe Tillería y este coincidió con la toma de la denuncia.

TURNO NOCHE
DEL 2 DE OCTUBRE
El turno noche del 2 de octubre se inició a las 21:45 hasta las 6 del 3 de octubre. En ese horario se habría producido la desaparición de Torres. Al respecto, las partes consultaron ayer sobre la actividad que desplegaron los policías involucrados durante aquella noche y así se conoció que la primera fue un operativo de tránsito ordenado por el oficial de turno Betbede, el cual se realizó en Scocco y Abásolo, a la vuelta de la dependencia.
En el lugar señalado, según los procesados, estuvieron cerca de una hora y media controlando documentación de vehículos y conductores, hasta que fueron convocados por un requerimiento en el Casino. Para llegar allí, declararon, salieron por Abásolo hasta Sarmiento y doblaron en 25 de Mayo. Una vez en el lugar el policía que hacía de seguridad confirmó que el problema estaba solucionado.
Además del móvil de la Seccional Primera, hasta el Casino fue un policía caminando y un móvil del Comando Radioeléctrico, pero ninguno tuvo una intervención fuera de lo cotidiano para el servicio que prestan, incluso los policías de la comisaría céntrica identificaron a tres individuos que caminaban por 25 de Mayo hacia Rivadavia y como estaban documentados y eran de Comodoro Rivadavia, ni siguiera tomaron registro.
Los policías procesados aseguran que esa noche no vieron a Torres, ni a ninguno de sus amigos con los que solía vérselo deambular por las calles céntricas. Incluso la mayoría de ellos manifiesta que no lo conocían personalmente sino por nombre, según señalaron ante el tribunal.
Sobre esas dos fechas giraron los testimonios de ayer, sin que se advirtieran alguna situación de relevancia más que la frase mencionada por uno de los procesados cuando se le preguntó qué hipótesis tenía sobre lo ocurrido. "Si yo supiera que un idiota lo hizo lo hubiera denunciado y no me estaría comiendo un garrón durante tanto tiempo", sostuvo uno de los procesados que cree que Torres "se fue" porque considera que no es posible que tantos policías se puedan poner de acuerdo para hacer algo así.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico