"Ya no se puede jugar como enganche clásico"

Andrés D'Alessandro asumió que en el fútbol actual "ya no se puede jugar como enganche clásico, entre el volante central y los delanteros", posición en la que debutó en Primera división durante la temporada 2000 en su primer ciclo en River Plate.
De regreso a Núñez tras su partida al exterior en 2003, el "Cabezón" le explicó a Télam que encontró un nuevo sector en la cancha "por derecha" en su período como futbolista de Inter de Porto Alegre (2008-2015). "Me gusta cómo me queda el perfil, con la visión de toda la cancha y el lateral que me pasa por afuera", justificó el zurdo.
"No tengo problemas de jugar sobre la izquierda, lo hice mucho tiempo y si el entrenador lo cree necesario para el bien del equipo, lo haré, pero me resulta más cómodo por la derecha", argumentó.
"Lo que sí, ya no se puede jugar como enganche clásico porque el fútbol de hoy cambió. Hay menos espacios, te marcan mucho y a rivales como River nadie le sale a jugar, por eso hay que buscar otros lugares de la cancha para poder tener la pelota y desequilibrar con un pase o una gambeta", explicó.
En sintonía con su renuncia a la tradicional posición, D'Alessandro también rechazó el simbolismo de portar la camiseta número 10, que históricamente distinguió a los talentosos en el fútbol argentino. "Me gusta usar la 22, por el 'Loco' (significado del número en la Quiniela y la Lotería). La 10 no es tan importante, hoy la lleva un compañero como 'Pity' (Gonzalo Martínez) y está muy bien".
"Usé muchos números: el 32 cuando debuté el Primera y hasta el 4 cuando estuve en Inglaterra (Portsmouth)", recordó.
Finalmente, D'Alessandro también relativizó su pretensión de ser capitán del equipo, rol que hoy cumple Leonardo Ponzio tras la salida del arquero Marcelo Barovero. "Que sea Leo está muy bien, tiene una ascendencia muy importante en el grupo y en el cuerpo técnico. Cuenta con historia en el club, mucha experiencia en el fútbol, todos lo quieren y es normal que sea capitán".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico