"Yo críe varones, pero Luana siempre se sintió nena"

Gabriela, es madre de la primera niña trans en el mundo que con solo seis años pudo acceder a un documento que respeta su identidad de género. La lucha de Gabriela fue traducida en un documental y un libro que sirve de herramienta de integración y respeto para padres que atraviesan la misma situación y docentes que pretenden avanzar en una enseñanza que contempla la diversidad.

Mañana a las once horas en el Centro de Información Pública, Gabriela Mansilla relatará su historia en primera persona y avanzará en la presentación de su libro: "Yo nena, yo princesa", el reflejo de un diario intimo de esta madre que desde que su hija cumplió dos años supo que debía combatir con lo que fuera necesario para que Luana pudiera vivir sin esconder lo que sentía.

"Luana jamás me dijo 'yo quiero ser una nena', Luana me dijo : 'Yo nena'", de este modo Gabriela explica que su hija no eligió ser una mujer, se sintió una mujer. "Yo crié hijos varones como lo hace cualquier madre, con la pelota de fútbol, todo celeste, repitiendo siempre los nenes no lloran, pero uno de mis hijos se sintió nena aun antes de conocer la diferencia que hay entre el cuerpo de una nena y un varón, a los dos años manifestó su identidad de género, pero el reconocimiento del Estado llegó recién cuatro años más tarde".

A los seis años, Luana consiguió que su nombre aparezca en su DNI , gracias a la sanción de la Ley de Identidad de Género en el país. Esta nena es la primera pequeña trans en el mundo que consigue el reconocimiento del Estado sin tener que atravesar una judicialización.

La consulta por el tiempo que le llevó reconocer que lo que tenía la menor no obedecía a problemas médicos o psicológicos, fue un camino que Gabriela recorrió: "los médicos no sabían qué decirme porque Luana no estaba enferma, si se le caía el pelo era por un estado emocional, se sugiere que el papá este más presente, que le quitemos todo lo que tiene al alcance que sea femenino, pasamos hasta por neurólogos infantiles para hacerle estudios de sueño y todo eso dio perfecto, mi hija no tenía dolencias físicas. Ella no eligió ser una nena, se sintió una nena".

EN ARGENTINA HAY OTRAS 12 NIÑAS TRANS RECONOCIDAS

Actualmente, Luana "tiene una infancia sana, no tiene problemas. Cuando me preguntan respondo que el resto de la sociedad puede tener problemas y definiciones equivocadas sobre lo que a ella le pasa, pero ella lo tiene muy claro".

El libro que mañana se presenta en Comodoro, puede ser una herramienta útil para otros padres que atraviesen por la misma experiencia. "Se trata incluso de un material de estudio, es tomado en institutos de formación docente, este guante lo tendría que recoger el Ministerio de Educación, para formar docentes con apertura hacia la diversidad, se tiene que entender desde los equipos docentes, porque si el segundo lugar de exclusión para los trans es la escuela, hay que hacerse cargo".

La multiplicidad de casos similares hace que en el país otras doce niñas trans hayan sido reconocidas y cuenten también con su DNI. "Y hay otras tantas que esperan que finalice el trámite, pero lo más importante es el amor y respeto que cada familia construye con su entorno, el colegio y demás".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico