YPF recupera la planta de coque en su refinería de La Plata

Las nuevas instalaciones están en la recta final de su construcción luego de invertir 1.000 millones de dólares. Podrá procesar más petróleo pesado, algo que será una ayuda para el crudo Escalante que sale de Chubut, hoy golpeado por los deprimidos precios internacionales.

La nueva unidad de coque de YPF atraviesa los últimos ajustes para ponerse a trabajar. Las instalaciones renovadas podrán procesar petróleo pesado, especialmente el crudo Escalante al que ayudará con un respiro ante la caída de los precios internacionales. Fue una de las promesas del CEO saliente, Miguel Galuccio, y que ahora continuará su sucesor, Miguel Gutiérrez.
El Complejo Industrial La Plata (CILP) sufrió la rotura de sus instalaciones el 2 de abril de 2013 cuando la lluvia que afectó a la capital bonaerense desbordó los piletones de agua tratada, elemento que -en combinación con desagües industriales y líquidos pluviales- tomó contacto con un horno de la destilería y provocó un incendio sin precedentes.
El fuego arrasó a la vieja planta de coque. "Si bien se tenía pensado sacar de servicio esa unidad y construir una nueva, puede decirse que el incendio aceleró nuestros planes", explicó Gustavo Chaab, gerente del CILP, en una entrevista otorgada a la revista especializada en energía Petroquímica.
De gran importancia para la compañía, en particular, y para el país, en general, el emprendimiento constituye la principal inversión llevada a cabo en el CILP desde fines de los años 80 y principios de los 90, cuando se construyeron tres plantas: la de coque "B" (que hoy produce unas 300.000 toneladas –Tn– anuales), la de catalítico "B" y la de HDS o HTG "A".
La nueva planta de coque amplía la Refinería La Plata, cuya capacidad de conversión será similar a la de las refinerías más avanzadas del planeta. "Esta obra tendrá un fuerte impacto en el procesamiento de crudo y la capacidad de producción de naftas (que se elevará un 7%) y gasoil (que crecerá un 30%) en esta refinería, ya que permitirá garantizarle al país un gran porcentaje del combustible líquido que hoy importa. Esto será más relevante aún cuando se normalice la situación internacional del precio del barril", destacó Chaab.
La importación no podrá eliminarse con esta nueva planta, pero será un alivio para el sector petrolero de la cuenca del Golfo San Jorge que podrá proyectar su actividad en función de las nuevas instalaciones.
Dotada de última tecnología y alimentada por una subestación eléctrica que tiene las dimensiones de un edificio de cuatro pisos y una superficie total de 1.700 metros cuadrados (m²), la instalación posibilitará el procesamiento de coque más moderno del mundo, destaca la revista Petroquímica.
"Su construcción es un hito dentro del plan estratégico de crecimiento de YPF en la Argentina. Junto con el desarrollo Vaca Muerta, es uno de los dos principales emprendimientos de la compañía. Y para quienes nos desempeñamos en el área del downstream, se trata claramente del proyecto industrial más trascendente de todos", enfatizó.
"El estado de avance de la construcción se sitúa en un 95%. Aún deben desembolsarse unos U$S 200 millones en términos de certificación y pruebas. Esperamos iniciar la puesta en marcha de la unidad en el segundo semestre de este año", anticipó
Un año después del incendio, YPF empezó a estudiar cómo rehabilitar su refinería. el nuevo coque posibilitará además optimizar la calidad del carbón producido, incrementar el rendimiento de destilados y reducir el consumo de energía del CILP al instalar nuevos hornos con mayor eficiencia energética, disminuyendo el impacto ambiental.
La aceleración de la construcción fue una promesa de Galuccio en el marco de las negociaciones para mantener la paz social en la cuenca San Jorge. Patagónico Energía repasó qué pondrá cada actor en su edición del 29 de febrero, siendo la planta de coque lo de YPF, las inversiones por 1.250 millones de dólares de Pan American Energy y el sostenimiento de la actividad por parte de ENAP Sipetrol y CAPSA -Tecpetrol no respondía aquella vez hasta que llegó a un acuerdo de reducción salarial para los operarios sin tareas asignadas-.
Por eso la inversión es significativa para aquellos crudos pesados expuestos a los precios internacionales, como el Escalante. La Refinería La Plata ya cuenta con una unidad de coque de 3.700 metros cúbicos (m³) diarios que está en funcionamiento desde 1988, por lo que la nueva -de 4.400 m³ por día- permitirá más que duplicar la capacidad de tratamiento de residuos pesados.
El objetivo principal de la unidad de coque que YPF está montando en el CILP es promover el craqueo de moléculas de hidrocarburos pesados (de alto peso molecular) a través de ciertas condiciones de proceso (más de 500 °C) y suficiente tiempo de reacción (24 horas en cámaras) para convertirlos en Gas Licuado de Petróleo (GLP), naftas, gasoil y gasoil pesado.
La construcción le brindó empleo a un promedio de 1.800 personas durante tres años, sorteó desafíos logísticos, sin registrar hasta el momento ningún accidente ni contratiempo de consideración.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico