YPF se desprende de áreas en Río Negro y estudia hacerlo en Chubut y Santa Cruz

El proceso de desinversión para apuntalar otras áreas más rentables incluiría a Chubut y Santa Cruz. Las venta de áreas que YPF quiere hacer en territorio rionegrino necesita la aprobación del gobierno de esa provincia.

Luego del anuncio de YPF para desprenderse de seis activos que posee en Río Negro, el secretario de Estado de Energía de esa provincia, Sebastián Caldiero, aseguró que si bien ello es una potestad que todo concesionario de áreas hidrocarburíferas puede hacer, la operación de cesión deberá contar con la previa conformidad del gobierno provincial. Esto formaría parte de un plan más amplio para desprenderse de áreas pequeñas. La compañía bajo control estatal cuenta con un portfolio de 135 áreas petroleras en todo el país, 90 de ellas son campos productivos y otras 45 son bloques exploratorios. La mirada del actual gobierno nacional es que falta espalda financiera para sostener semejante negocio, curiosa visión teniendo en cuenta que en los últimos tres a cuatro años esta fue la única empresa que incrementó su producción.
YPF quiere atraer socios en 30 campos distribuidos en el país, según información surgió de El Inversor Online, sitio web con información enfocada en el sector hidrocarburífero y minero.
"Es más, la visión común es que muchos de esos campos marginales ni siquiera ofrecen rendimientos económicos atractivos para una empresa del tamaño de YPF", apunta El Inversor Online haciendo referencia a fuentes del gobierno nacional y de las provincias productoras.
La venta en Río Negro tiene como argumento que la empresa no encuentra rentabilidad por los altos costos operativos. Al ser muy pequeñas, podrían llamar la atención de otros inversores que miren a esa escala de negocios y por eso tomó contacto con 30 empresas medianas y chicas para que hagan sus ofertas.
El sitio web afila más el proyecto de YPF. Las desinversiones seguirán en provincias como Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Mendoza. "YPF posee áreas secundarias que no integran sus core business, pero sí poseen atractivo para operadoras independientes que administren una menor estructura de trabajo", describe el portal informativo.
"Como mínimo 30 de las 135 áreas que controla YPF no integran su core business. La empresa no cuenta hoy con financiamiento suficiente para desarrollar esos activos. Lo mejor sería que busque socios para explotar esos campos o que se desprende de ellos", señaló un colaborador directo del presidente Mauricio Macri a El Inversor Online.

LAS SEIS PRIMERAS
Las áreas en venta en Río Negro son El Medanito, Barranca de los Loros y El Santiagüeño -esta última a operada a través de la subsidiaria YSUR-. También posee participación accionaria en las concesiones que Chevron tiene en los bloques Loma Negra y La Yesera; y en Agua Salada, cuya titularidad pertenece a Tecpetrol.
"Esto incluye tres áreas que opera directamente y otras tres donde YPF tiene una participación minoritaria en las acciones", indicó Caldiero, quien resaltó que pese a tratarse de yacimientos maduros poseen una buena producción y posibilidades de un mayor desarrollo. Sobre la intervención que le corresponde al gobierno provincial en este proceso, Caldiero advirtió que por ley el Estado rionegrino tiene que aprobar cualquiera de esas transferencias, las cuales son habilitadas por lo que establece la Ley Nacional de Hidrocarburos.
"Es algo que seguiremos de cerca y en el caso de que YPF nos presente formalmente una petición para ceder las áreas a una empresa concreta analizaremos dos condiciones mínimas. Una de ellas es que desde la nueva empresa se asuman expresamente todos los compromisos de inversión y remediación ambiental que ya ha firmado YPF en las renegociaciones y, por otro lado, verificaremos que la nueva compañía cuente con la solvencia técnica y patrimonial necesarias para garantizar el cumplimiento de esos compromisos", señaló.
Sobre las tres áreas operadas por YPF en forma directa, Caldiero explicó que poseen compromisos de inversión claramente establecidos y pautados en el tiempo porque formaron parte de la extensión de las concesiones hidrocarburíferas que la Legislatura aprobó a fines de 2014.
En este sentido, el funcionario aventuró que en el caso de concretarse esta posibilidad hasta podría ser una oportunidad de mejorar o lograr mayores compromisos si es que la nueva empresa interesada tenga predisposición para hacerlo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico