A Capuchinelli no le gustó cómo la echaron

La ahora ex ministro de Desarrollo Social, Elsa Capuchinelli, se fue muy dolida de su cargo, pero lo que más le molestó fue que Daniel Peralta no tuviera la valentía de decirle en la cara que ya no la quería en su equipo de gobierno y prefirió comunicárselo a través de Ariel Ivovich, recientemente designado Jefe de Gabinete.

Caleta Olivia (agencia)

Elsa Capuchinelli forma parte del grupo de funcionarios que mañana serán formalmente reemplazados por el mandatario provincial en un intento de oxigenar su gestión.
Antes de dejar su escritorio, la funcionaria optó por propalar un mensaje a toda la comunidad santacruceña expresando que el ministerio que tuvo el honor de dirigir le demandó mucha actividad y tuvo que trabajar “sin plata, con mucho esfuerzo y sacrificio”.
Argumentó que lo hizo “codo a codo con la gente porque soy una persona que circunstancialmente cumplía una función hasta el viernes, día en que me llamó Ariel Ivovich para decirme que el gobernador y compañero Daniel Peralta le pidió me dijera que no era más ministra”.
Por ello admitió que “no puedo mentirles; me puse muy triste y tal vez muy dolida porque nuestro gobernador no había tenido la valentía de decirme en la cara que ya no me necesitaba”, preguntándose al mismo tiempo “¿qué le queda a la gente común si a una ministro que ayudó a su gobernabilidad en el año 2012, le mando a decir que la echaba?”.
Pese a todo, quería “saludar a la gente que me bancó, a la gente que pude ayudar y a la que no pude; pedirles disculpas porque los días se me hacían muy cortos. También quiero decirles que seguiré con mi grupo trabajando en política ya que es necesario que sigamos participando y que encontremos todos juntos el camino, respetándonos cada uno lo que nos toca asumir: la institucionalidad”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico