A cinco años de haber jurado como fiscal no se conoce la evaluación del desempeño de Iturrioz

El fiscal general Héctor Iturrioz, quien será sometido a un jury de enjuiciamiento que puede derivar en su destitución, juró hace poco más de cinco años en el cargo y hasta el momento se desconoce si su desempeño fue evaluado de manera satisfactoria en el examen obligatorio que debió afrontar a los tres años de haber asumido. Sí se sabe que en ese tiempo participó en doce juicios, de los cuales solo obtuvo sentencia favorable en tres porque en la instancia siguiente le revocaron nueve fallos. Y antes de la notoriedad que cobró durante los últimos meses por integrar el equipo del Ministerio Público en casos como "Embrujo" y "Revelación" en las que se investiga corrupción política, tuvo que vindicarse ya que tenía a su cargo una causa en la que investigó a un subcomisario de policía por supuesta protección de delincuentes, pero no presentó la acusación dentro de los plazos que determinaba la ley. Así el imputado terminó sobreseído.

En una decisión adoptada por mayoría durante la sesión que celebró el jueves en Comodoro Rivadavia, el Consejo de la Magistratura entendió que corresponde someter al fiscal Héctor Iturrioz a un jury de enjuiciamiento. Es por la detención, en septiembre de 2018, del entonces ministro de Familia de Chubut, Martín Bortagaray, en el marco de la causa “Revelación”, pese a los fueros que tenía el funcionario provincial.

Sin embargo, antes de esa situación, Iturrioz ya se había visto envuelto en una controversia. Juró como fiscal general el 5 de agosto de 2014 en Comodoro Rivadavia y a los nueve días de haber tomado el puesto le asignaron la causa que tenía como sospechoso a un exjefe policial de la Seccional Quinta, sobre quien surgieron indicios de una presunta protección a por lo menos un delincuente conocido del barrio 30 de Octubre.

Esa situación fue advertida por funcionarios de Fiscalía de acotada experiencia y de fuerte convicción con la persecución penal, quienes incluso fueron felicitados públicamente por el procurador general de la provincia, Jorge Miquelarena, aunque la investigación la condujo el fiscal general.

El 9 de noviembre de 2015, después de un año de reunir pruebas, Iturrioz imputó al subcomisario en cuestión por incumplimiento de los deberes de funcionario público en concurso real con privación ilegítima de la libertad y le otorgaron tres meses para investigar. Pero presentó la acusación 55 días después de los tres meses que tenía para hacerlo, por lo que el sospechoso de tamaño delito fue sobreseído en abril de 2016.

La respuesta al interrogante sobre si el fiscal incurrió en el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público solo la conoce quien fue designado para investigarlo. Es que tras tomar estado público la noticia dada a conocer por El Patagónico en enero de 2017, Iturrioz se vindicó, es decir se autodenunció, obligando a quien estaba a cargo de la Fiscalía de Comodoro Rivadavia durante la feria de verano a remitir la autodenuncia a la Procuración General, desde donde se habría designado a un fiscal de otra jurisdicción para que lo investigue.

¿SATISFACTORIO O

INSATISFACTORIO?

El 3 agosto de 2017 el Consejo de la Magistratura designó a los consejeros que se encargarían de evaluar el desempeño de Iturrioz en sus primeros tres años como fiscal.

En ese lapso ya había sumado varios antecedentes en su contra, el más grave fue el vencimiento de la causa contra el subcomisario, pero además ya se tenían los resultados de los doce juicios en los que había participado hasta entonces, de los cuales obtuvo apenas tres fallos a su favor porque en la impugnación ordinaria presentadas por los defensores ante la Cámara Penal, se le revocaron otras nueve sentencias.

A todo esto, la Procuración General resolvió convocarlo a integrar el equipo de fiscales encargados de investigar las causas de corrupción a nivel provincial y en una de ellas, conocida como “Revelación”, pidió la detención de un ministro que contaba con fueros. Por ese error fue denunciado junto a su colega Marcos Napoli y al juez, Jorge Piñeda, quienes reconocieron su equivocación, mientras que en el caso de Iturrizo se dispuso el jury de enjuiciamiento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico