A diez años de la invasión de EE.UU. a Irak, la violencia no cesa

El gobierno de Obama “condenó enérgicamente lo hechos”.

Los ataques, que hicieron de la jornada la más letal en Irak en seis meses, fueron cometidos por la mañana de ayer en un lapso de dos horas, y en su mayoría se trataron de atentados con coche bomba dirigidos contra pequeños restaurantes y paradas de colectivo en Bagdad y otras localidades, dijeron autoridades.
La violencia disminuyó abruptamente en Irak desde que un brote de violencia sectaria dejó al país al borde de la guerra civil en 2006 y 2007, pero la insurgencia islamista conserva la capacidad de asestar duros golpes tanto en Bagdad como en otras ciudades menos custodiadas que la capital.
Los ataques llegaron en vísperas del décimo aniversario del día en que el ex presidente estadounidense George W. Bush anunció el inicio de hostilidades contra Irak con el argumento, hoy muy desacreditado, de que el gobierno iraquí del mandatario Saddam Hussein tenía unas armas de exterminio que jamás aparecieron.
La invasión, que no contó con el aval legal de la ONU, comenzó en la madrugada del 20 de marzo, y aunque para abril ya había logrado derrocar a Saddam, generó luego la aparición de una insurgencia y desató la violencia entre sunnitas y chíitas de Irak, dejando 100.000 iraquíes y 4.500 soldados estadounidenses muertos.
Una década después, todavía es materia de discusión y polémica si la invasión hizo de Irak un país más estable y democrático.
Muchos argumentan que Irak es más libre que durante la era de Saddam, pero otros notan que el gobierno chiíta que tomó las riendas del país es más aliado de Irán que de Estados Unidos y tan opresor con la minoría sunnita como lo era el gobierno sunnita de Hussein respecto de los mayoritarios chiitas y los kurdos.
Pese a que nadie reivindicó la violencia de ayer en Irak, el modus operandi de los atentados es idéntico al utilizado por el brazo local de la red islamista Al-Qaeda en otras acciones previas, incluidos ataques ocurridos la semana pasada.
El primer ataque ocurrió en Bagdad a las de ayer, cuando una bomba detonada frente a un restaurante dejó cuatro muertos y varios heridos en el barrio de Mashtal.
Minutos después, dos jornaleros murieron y ocho fueron heridos por una bomba en una zona de Nueva Bagdad, dijo la policía.
Otras tres explosiones sacudieron luego el barrio chiíta bagdadí de Sadr City y causaron 10 muertos, incluyendo tres personas que viajaban en un colectivo.
El atentado más letal ocurrió poco antes de las 10 de la mañana en las cercanías del Ministerio de Desarrollo Social, en el este de Bagdad, donde la explosión de un coche bomba provocó la muerte a siete personas e hirió a 21.
En Washington, el gobierno de Estados Unidos condenó  “enérgicamente” la ola de atentados perpetrados en Irak.
“Estados Unidos condena enérgicamente los atentados terroristas de hoy (por ayer) dirigidos a hombres inocentes, mujeres y niños en todo Irak”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.
Más temprano, en una de las pocas conmemoraciones oficiales en Estados Unidos por el décimo aniversario de la invasión, el presidente Barack Obama emitió un comunicado para honrar a los veteranos de la guerra y a caídos en Irak, y dijo que su sacrificio permitió que los iraquíes forjaran su futuro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico