A Eduardo Funes lo mataron de 60 puñaladas y los dos sospechosos fueron absueltos

En la madrugada del 16 de julio de 2016 Funes recibió 60 puñaladas, 20 de las cuales le causaron daño en su rostro y las 40 restantes las recibió en la zona torácica.

Eduardo Funes tenía 29 años cuando fue asesinado el 16 de julio de 2016. Su cuerpo recibió 60 puñaladas y fue encontrado en un pasaje sin nombre ubicado en inmediaciones de la avenida Pieragnoli y Los Ciruelos, en el barrio Máximo Abásolo. Por sus características, el hecho fue calificado como homicidio doblemente agravado y por la autoría fueron detenidos Sebastián César Bahamonde y Juan Julio Serrano. Este último debía estar cumpliendo condena al momento del hecho pero por falta de lugar para alojarlo se hallaba en libertad. De todas maneras, en el juicio ambos resultaron absueltos y ese fallo absolutorio fue confirmado por el Superior Tribunal.

El crimen de Eduardo Funes cumplió ayer 3 años y se puede decir que fue uno de los más impactantes de 2016. A la fecha el caso no tiene culpables y los dos jóvenes que fueron detenidos inmediatamente después del hecho resultaron absueltos el 20 de setiembre de 2017, durante el juicio oral y público realizado en Comodoro Rivadavia.

En la madrugada del 16 de julio de 2016 Funes recibió 60 puñaladas, 20 de las cuales le causaron daño en su rostro y las 40 restantes las recibió en la zona torácica.

El cuerpo fue encontrado por un transeúnte. Estaba desangrado en un pasaje sin nombre ubicado en inmediaciones de la avenida Pieragnoli y Los Ciruelos, en el barrio Máximo Abásolo.

Por sus características, el hecho fue calificado como homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, en concurso con abuso de arma de fuego.

Con la información recabada por la policía, esa misma madrugada se logró la detención de dos sospechosos: Sebastián César Bahamonde (quien por entonces tenía 28 años) y Juan Julio Serrano (quien ya había cumplido 26). Este último tenía una condena firme y debía estar cumpliéndola al momento del hecho, pero por falta de plazas se encontraba en libertad.

La Fiscalía les imputó el hecho y pidió la prisión preventiva de ambos y en esa condición llegaron al juicio oral y público que se celebró al año siguiente con el tribunal que integraron Mariel Suárez, Martín Cosmaro y Raquel Tassello. En el debate los acusados fueron asistidos por las defensoras públicas, Lilián Bórquez y María Cristina Sadino.

ABSUELTOS

El 20 de setiembre de 2017 Bahamonde y Serrano resultaron absueltos. A ese resultado se llegó por mayoría respecto a la calificación del homicidio, mientras que por el abuso de armas la absolución llegó por unanimidad. Tras la lectura de la parte resolutiva de la sentencia, Bahamonde recuperó la libertad que fuera reclamada por la defensora Bórquez, mientras que Serrano continuó detenido porque aún no terminaba de cumplir con la condena que ya tenía.

Es que en un juicio abreviado por un encubrimiento y un robo recibió una pena de 8 meses y esa fue unificada con otra condena anterior, fijándose el cómputo de pena en 2 años, 1 mes y 28 días, la cual ya se encuentra cumplida hoy.

El 28 de marzo del año pasado, en tanto, la Sala Penal declaró inadmisible el recurso extraordinario que presentó la fiscal general, Cecilia Codina, y de esa manera se terminó de confirmar el fallo absolutorio en favor de los sospechosos de tan sangriento crimen.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico