A Ezequiel Camino lo mataron de una puñalada mientras dormía profundamente

El caso fue asignado a la fiscal Camila Banfi y fue caratulado provisoriamente como homicidio en ocasión de robo. Pero entre las primeras investigaciones no se descartaban otras hipótesis. Lo que no les cierra a los familiares es que hayan ido directamente a matarlo. Tras la declaración de la mujer de Ezequiel se estableció que además de la billetera, también faltaba una consola de videojuegos Play Station, un control y algunas botellas de alcohol.

A Ezequiel Camino (27) lo mataron durmiendo. Estaba tapado y acostado en su cama. El asesino le dio una certera puñalada que lo mató casi en el instante con un cuchillo de grandes dimensiones.

En los primeros minutos posteriores de conocido el homicidio la Policía comenzó a barajar la hipótesis de que el crimen había sido en ocasión de robo ya que faltaba la billetera del joven que trabajaba en una concesionaria de vehículos.

Ezequiel no tenía problemas con nadie en el barrio de Petroleros, sobre la calle 2 al 1600 en el San Cayetano, donde había construido su vivienda prefabricada arriba de la casa de sus padres. Para llegar a su casa había que subir una escalera que daba al frente de las construcciones.

Según se investiga y se presume, el o los asesinos ingresaron por una pequeña ventana de 40 x 40 centímetros de la cocina-comedor y una vez adentro, se dirigieron directamente a la habitación matrimonial en donde le aplicaron la estocada mortal a Camino.

El joven dormía con su mujer que escuchó solo los quejidos y cuando observó a través del pasillo vio correr a un hombre que salió por la ventana del comedor, otra ventana distinta a la de ingreso.

POR UNA ESCALERA

Además de la billetera de Ezequiel, la mujer dijo que faltaba la consola de video juegos y una joystick, además de algunas botellas de alcohol. Se presume que el o los delincuentes se llevaron eso porque más no podrían haber cargado para escapar desde la altura del segundo piso.

El homicidio fue a plena luz del día porque ya había amanecido. La mujer y sus hijos se levantaron y llamaron a la Policía. En el lugar trabajaron efectivos de la Seccional Sexta, Brigada de Investigaciones y Policía Científica.

Los familiares de Camino no podían entender cómo le arrebataron la vida a un joven que no se metía con nadie y que solo trabajaba y vivía para su familia que había construido con su mujer y tres hijos de ella.

Aunque la principal hipótesis es la del robo, no se descartan otras líneas de investigación ya que el asesino si había logrado ingresar a la vivienda y hacerse de los elementos sin ningún tipo de resistencia, no tenía la necesidad de acabar con la vida del dueño de casa que estaba dormido y que no alcanzó a levantarse de la cama. Incluso estaba bien cubierto por una frazada.

En las primeras horas de la investigación trabajó la fiscal Cecilia Codina, y ayer el Ministerio Público Fiscal informó que el caso que investiga el decimocuarto homicidio en lo que va del año será designado a la fiscal de Delitos Complejos, Camila Banfi.

Codina también tiene a cargo del caso de Brian Gómez, el joven golpeado en San Martín al 300 que según su padre fue víctima de la violencia policial a la salida del Draw Pub el sábado a la madrugada. La misma fiscal debe esclarecer la identidad del cuerpo descuartizado que fue diseminado en el centro de Comodoro Rivadavia.

Mientras tanto, el fiscal Adrián Cabral es el que investiga la tortura y robo del jubilado ypefiano Pascual Cristóbal Carrizo (85), a quien sorprendieron en su casa del barrio Palazzo robarle entre 180 y 200 mil pesos que tenía guardados en una valija, tal como informó de manera exclusiva El Patagónico.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico