A rodar

Por Horacio Alonso

En una reunión con los responsables de la división de créditos prendarios de un banco líder, el experimentado Guillermo Dietrich (el padre del ministro de Transporte, por si hay algún despistado) sintetizó el momento actual del sector de manera simple pero contundente. "Todo muy lindo pero estamos regalando autos". El veterano empresario aludía al descalabro que está provocando la avalancha de autos brasileños que alimenta el festival de bonificaciones y descuentos que aplican las terminales. Ya es sabido que por la crisis económica en ese país y la caída de su mercado interno, la producción vecina se volcó a la Argentina. Algunas estadísticas son contundentes. Este año, como adelantó hace unos meses Ámbito Financiero, habrá récord de autos importados al superar el 70% la cantidad de 0 km del exterior que se venderán internamente. Al ser Brasil el principal proveedor, alcanzarán un nivel histórico los vehículos de ese origen. Mientras en el primer semestre del 2015, el 45,4% del mercado correspondía a autos nacionales y el 44,9% a brasileños (se podría decir que había un "empate técnico", tan boga en estos tiempos electorales), en los primeros meses de este años, los 0 km de Brasil dominan el mercado con 58% de participación. Contundente, ¿no? Los autos mexicanos o de extrazona mantiene casi estable la cuota del negocio. Con esta avalancha forzada, la rentabilidad de las concesionarias se derrumbó y se entiende el planteo que tan bien realizó Dietrich.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico