A rodar

- Nunca en el sector automotor se han caracterizado por sus habilidades adivinatorias.

- Cuando aventuraron futuros promisorios, alguna crisis imprevista se cernió sobre ellos como un maleficio; cuando los dominó el pesimismo, la bonanza los sorprendió incrédulos. Es casi una ley no escrita y el mejor ejemplo acaba de terminar. A comienzos de 2017 nadie imaginaba cerrarlo con un mercado de 900.000 unidades. Había entusiasmo, sí, pero no en esa magnitud. Por eso, mes a mes fueron corrigiendo hacia arriba las proyecciones para, recién entrado el segundo semestre, convencerse de que la meca era eso que estaba frente a sus ojos. Hoy la asociación que agrupa a las concesionarias (ACARA) dará los números definitivos del volumen de operaciones del año pasado y, auto más o autos menos, se habrá llegado a esa cifra. ¿Qué se espera, entonces, para 2018? Con estas salvedades presentes, el pronóstico que se escucha en las automotrices, en los albores del año, es de superar por primera vez en la historia el millón de 0km vendidos. Hasta la actualidad, el récord lo tiene 2013 con 960.000 vehículos.

- Para tomar una dimensión del desafío, significaría un crecimiento de 11% sobre el mercado actual. Viendo cómo terminó el año, con una demanda sólida, parece bastante posible de lograr. Esa demanda está alimentada por dos factores clave: las fuertes bonificaciones que realizan las terminales y una participación de las ventas financiadas importante y en aumento. Como estos dos elementos se mantendrán durante los próximos 12 meses, todo indicaría que el crecimiento está asegurado. En cuanto a las bonificaciones, los autos brasileños tuvieron un papel fundamental.

- Al “sobrar” en ese país por la crisis interna llegaron en cantidad y “ofrecidos”. El país vecino está mejorando internamente pero no como para imaginar que necesiten recortar los envíos. Tienen capacidad instalada para más de 4 millones de autos y están vendiendo 2,2 millones. Este año podrán llegar a 2,6. Falta mucho para que haya un problema de abastecimiento en la Argentina de autos brasileños. Sólo las complicaciones de las empresas para cumplir con lo que establece el Flex (el coeficiente que mide las pautas del comercio bilateral) podría atenuar las importaciones pero no es, por el momento, un impedimento real. Habrá que ver cuando el Gobierno les exija a las terminales a garantizar las compras externas en exceso. Algo que se producirá en la primera parte de este año.

- El otro tema, el de las ventas en cuotas, también tiene un futuro alentador. Los planes de ahorro -lo más importante en este ramo- seguirá siendo una apuesta fuerte de las empresas porque les asegura previsibilidad. Por ejemplo, General Motors (la segunda automotriz en el ranking de ventas generales después de VW) ya adelantó que quiere fortalecerse en este terreno. Así que habrá pelea en ese campo. A esto se suma que la financiación en general tiene un teórico terreno para seguir expandiéndose. Con promesas de una inflación menor a la de 2017 y señales de que las tasas deberán bajar, es lógico que los tomadores de créditos tengan motivos para endeudarse.

- Mejorar las exportaciones también es una forma de equilibrar la balanza. El “Plan 1 Millón” seguirá ayudando a ganar en competitividad para llegar a producir esa cantidad de modelos en el país. Las terminales reclamarán -como se adelantó en esta columna- por una mejora de los reintegros de exportación para dejar de cargar con impuestos a las ventas a otros países. Nuevo modelos de producción nacional comenzarán a exportarse durante este 2018, lo que redundará en una mejora del flujo comercial. Al menos genera buena expectativa. Entonces, el mercado de este año será más de oferta que de demanda, lo que garantiza las bonificaciones. Para llegar a superar el millón de autos vendidos en 2018, la eliminación de impuestos internos al segmento de gama media hará su aporte. No es el volumen más importante del mercado pero sumará en la cuenta final. Desde hoy, en las concesionarias se verá reflejado en los precios ese cambio tributario y se espera cerrar muchas operaciones que se postergaron en los últimos dos meses. Todo muy auspicioso para llegar al tentador objetivo. Tal vez, en esta oportunidad, los presagios y la realidad no estén enfrentados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico