A través de videoconferencia dictan la prisión preventiva de Italo Ríos
Apodado "El Sanjuanino", figuraba en la lista de personas con pedido de captura difundido por el Gobierno del Chubut. Fue detenido el 21 de agosto en la provincia cuyana. La Justicia comodorense le imputó días atrás cinco delitos de robo, tres de ellos armados.

La audiencia de rebeldía por videoconferencia desde San Juan se celebró en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. Italo Fabián Ríos tenía pedido de captura en relación a cinco causas en trámites.

Los funcionarios fiscales Ricardo Carreño y Eve Ponce detallaron que el primer delito se registró el 16 de julio de 2016 cuando Ríos ingresó a un comercio de la calle Ameghino 660. Le exhibió un arma de fuego a la empleada y después le propinó varios golpes para reducirla.

Se llevó distintos elementos, un teléfono celular y dinero. La Fiscalía calificó el ilícito como robo agravado por el uso de arma de fuego, cuya aptitud no puede tenerse por acreditada.

El 23 de agosto de ese mismo año, según el relato fiscal, ingresó a una tienda de la avenida Chile al 1.400, donde se encontraba la dueña y sus dos hijos menores de edad. Ríos extrajo un arma de fuego y la apoyó en el torso de la mujer para que ingresara su cómplice.

Mientras los hijos de la propietaria lloraban y gritaban: “no mates a mi mamá” los ladrones se alzaron con prendas de vestir. Así fue imputado por robo agravado por el uso de arma de fuego.

El 24 de octubre de ese año, relató la Fiscalía, Ríos abordó a una mujer en la plaza del barrio LU4, la tomó del cuello, la apuntó con un arma de fuego y la amenazó diciéndole: “dale flaca dame la plata, el teléfono, dame todo”. Le robó el teléfono celular y fue acusado por robo agravado por el uso de arma de fuego.

El 27 de octubre de ese año, entre las 15 y las 16:30, cometió otros dos robos, acusó la Fiscalía. Primero interceptó a una mujer que caminaba por la calle La Razón y simuló tener un arma en la cintura. Le sustrajo el teléfono y fue imputado por robo simple.

Y en el segundo delito actuó con un cómplice. Ambos interceptaron a una adolescente sobre la avenida Chile. Ríos revisó las ropas de la chica y le sustrajo el teléfono. También fue imputado por robo simple por ese caso.

La Fiscalía pidió tres meses de prisión preventiva. Argumentó sobre la gravedad de los delitos, la utilización de armas y la pena que sería de cumplimiento efectivo.

A pesar de la oposición del defensor público Ricardo Amado, el juez Miguel Caviglia le formalizó las cinco causas y le decretó la prisión preventiva por un mes. Además ordenó el traslado de Ríos a esta ciudad para realizar las respectivas ruedas de reconocimiento.