Abal Medina admitió ante la Justicia que recibió dinero en negro de empresarios
El exjefe de Gabinete declaró ante el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa que investiga el pago de coimas durante el anterior gobierno. Tras prestar declaración indagatoria continúa en libertad. "Siempre entendí que dichos aportes de privados eran voluntarios y de ninguna manera exigidos bajo coerción", manifestó ante el magistrado.

El exjefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina reconoció ante el juez Claudio Bonadio haber recibido de varias empresas del rubro de la construcción dinero en negro para financiar la campaña electoral del Frente para la Victoria del año 2013.

El exfuncionario, y su secretario Martín Larraburu, aparecen mencionados en los cuadernos de Oscar Centeno, el chofer del detenido exsubsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, mano derecha de Julio De Vido.

En un escrito presentado ayer, Abal Medina admitió la existencia de aportes para la campaña electoral legislativa, y señaló a Baratta como el responsable de la recolección del dinero entregado por los empresarios. “Siempre entendí que dichos aportes de privados eran voluntarios y de ninguna manera exigidos bajo coerción”, reconoció el exjefe de Gabinete en sede judicial.

Además, señaló desconocer quiénes eran los aportantes y negó cualquier vínculo con ellos, y especificó que las anotaciones de Centeno sobre su persona coinciden con tres meses de la campaña de 2013. “No hay ninguna otra referencia a mi persona fuera del espacio de tiempo de la campaña legislativa”, agregó el exfuncionario, de acuerdo con lo que informaron fuentes judiciales.

Según el chofer Centeno, Abal Medina recibió el 5 de septiembre de 2013 dinero que había sido entregado por el empresario Juan Carlos de Goycoechea, ex directivo de Isolux.

“Lazarte y Hugo Martín Larraburu retiran dinero en una oficina de Puerto Madero para luego llevárselo a Juan Manuel Abal Medina”, escribió en los cuadernos que investiga la Justicia.

El domicilio de Larraburu, que trabajó en la Jefatura de Gabinete y en el Senado, fue allanado en el marco de esta causa. En su declaración, Abal Medina lo desvinculó “de cualquier responsabilidad”.

Además del exfuncionario, por tribunales declararon ayer los empresarios Néstor Otero –concesionario de la terminal de ómnibus de Retiro– y Juan Carlos Lascurain –ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA)–.