“Aballay, el hombre sin miedo”, se estrena en el Espacio INCAA

Este martes se estrenará el filme de acción y aventuras que narra la historia de Aballay, un gaucho ladrón y asesino que mata violentamente a un hombre, pero que al ver la cara de horror del hijo de la víctima, empieza a ser acosado por remordimientos que lo llevarán a asumir una singular penitencia.

Pablo Cedrón, Nazareno Casero, Claudio Rissi, Moro Anghileri, Luis Ziembrowski, Lautaro Delgado, Aníbal Guiser, Gabriel Goity, Horacio Fontova y Tobías Mitre protagonizan “Aballay, el hombre sin miedo”, un premiado largometraje dirigido por Fernando Spiner, el cual se presentará en el Espacio INCAA (Instituto Nacional del Cine y Artes Audiovisuales) Km 1810 del Cine Teatro Español.
El martes se realizará el estreno del filme, que se exhibirá en un total de cuatro funciones, ya que volverá a ser proyectado el miércoles, así como el 9 y 10 de agosto.
Esta película de acción y aventuras reflexiona sobre la violencia y la venganza, redescubriendo a la vez al gaucho con la liturgia de sus armas y su vínculo con el caballo.
Aballay es un gaucho ladrón y asesino. Un día, mata violentamente a un hombre pero, al ver la cara de horror del hijo de la víctima, empieza a ser acosado por remordimientos que lo llevarán a asumir una singular penitencia.

BASADA EN UN CUENTO
La película se basa en el cuento homónimo de Antonio Di Benedetto, quien lo escribió en 1978 cuando estaba preso por disposición de la dictadura militar. El rodaje se efectuó íntegramente en el norte argentino, en el pueblo de Amaicha del Valle, Tucumán.
Ambientado en el siglo XIX, el filme recrea una Argentina de Far West, retomando un género con una tradición que abarca, entre sus títulos de mayor relieve, “Nobleza Gaucha” (1915), “Pampa Bárbara” (1945), de Lucas Demare y Hugo Fregonese, y “Juan Moreira” (1973), de Leonardo Favio.
Fernando Spiner es egresado del “Centro Sperimentale di Cinematografía” de Cineccitá, Roma y durante la década del 90 dirigió importantes trabajos de ficción para la televisión, recibiendo en 2001 el Premio Konex como “Mejor Director de TV de la Década”.
Su primer largo cinematográfico, “La Sonámbuula” (1998), resultó galardonado en los festivales de La Habana, Toulouse, Nantes entre otros. En 2005 estrenó “Adiós Querida Luna”, premiado en el Festival de Mar del Plata y en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Estepona, España.
“En el cuento hay muchos elementos característicos del western”, dijo Spiner. “El protagonista que es hombre de a caballo, las extensiones, la venganza, el territorio sin ley. Esos elementos me hicieron pensar que sería bueno marcarlos en este género tan rico e interesante, en el cual han incursionado grandes directores. Tenemos una rica tradición en este tipo de películas. Todo esto empujó para el lado del western y fue un buen camino”, manifestó.
Trasladarse a los escenarios, las variables del tiempo en el exterior, los caballos, las carreteras, las armas, hicieron que sea aún más complejo el proceso de grabación de esta película de bajo presupuesto.
Sin embargo, su realización forjó desafíos, pero también la necesidad de generar un vínculo con los Amaichas, una tribu de la zona. “Hicimos un acuerdo a partir del cual trabajaron en la película. Construimos cosas que les dejamos, arreglamos caminos. Fue interesante también cómo intercambiamos experiencias culturales”, explicó.
En cuanto al mensaje de la película, el director señaló que “habla sobre la violencia y pone de manifiesto la satisfacción de la venganza. La violencia te mete en una espiral, empuja tu vida para ese lado y es muy difícil zafar”.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico