Aceptó la culpabilidad de un robo y un hurto y lo condenaron a dos años de prisión condicional
El juez Alejandro Rosales homologó un juicio abreviado a Mauro Leandro Jara, quien reconoció su participación y autoría en un robo simple y un hurto de una bicicleta. Luego de analizar la viabilidad y seriedad del acuerdo al que habían llegado la Fiscalía y la Defensa Pública, el magistrado resolvió declarar al acusado autor penalmente responsable de los hechos endilgados y lo condenó a 2 años de prisión de ejecución condicional y el cumplimiento de reglas de conducta.

Mauro Leandro Jara (27) se hizo cargo del hurto de una bicicleta y del robo de dinero, leche y jugo de un comercio en el que el año pasado la Policía lo sorprendió encerrado en el baño en el medio de un robo, por lo que la Fiscalía y la Defensa estuvieron de acuerdo en realizar un juicio abreviado que finalmente el juez Alejandro Rosales homologó, condenando a Jara a dos años de prisión condicional y reglas de conductas a cumplir.

La parte acusadora estuvo representada por la fiscal Laura Castagno, en tanto el imputado, participó mediante el sistema de video conferencia desde la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia y recibió el asesoramiento del abogado adjunto de la Defensa Pública, Gustavo Oyarzún.

En la oportunidad, Castagno informó que junto al abogado defensor y al acusado habían arribado a un acuerdo para pedir la aplicación del instituto de juicio abreviado.

LADRON DE BICICLETA

El primer hecho investigado ocurrió el 12 de junio del año pasado a las 7:45 cuando el denunciante advirtió la falta de una bicicleta rodado 26 , que la noche anterior estaba en el patio del frente de su casa, ubicada en Patagonia entre Rivadavia y Perito Moreno.

En este marco, los investigadores obtuvieron el registro de imágenes de la cámara de seguridad de un vecino de la víctima. A partir de este dato, se le dio intervención al personal de la División Policial de Investigaciones. Asimismo, señaló que de dicha intervención surgió con precisión el horario en que ocurrió el hecho y su autor. En ese registro fílmico se observó al acusado cuando ingresó al patio del damnificado y luego salió con la bicicleta. En función de esta información, la parte acusadora solicitó una orden de allanamiento y secuestro que permitió recuperar la bicicleta sustraída.

La segunda causa judicial contra Mauro Jara se inició el domingo 6 de agosto de 2017, aproximadamente a las 9:30 en un local comercial ubicado sobre avenida San Martín entre Estrada y Pellegrini. En este contexto, los investigadores sostienen que Jara junto a otro sujeto que no fue identificado habrían ingresado a dicho lugar previo a romper una puerta que se encuentra en el lateral del almacén.

Asimismo, señalaron que los autores sustrajeron una suma de dinero superior a los 30 mil pesos, 6 sándwiches de miga, 10 cajas de leche y 10 litros de jugo en botella. Esta circunstancia fue corroborada por el propietario del local, quien al acudir a su comercio notó que la puerta lateral de madera se encontraba rota y que sobre el piso había carne tirada.

Los policías inspeccionaron el lugar y sorprendieron en el baño a Jara, que permanecía escondido. Tenía en su mano un cuchillo de tamaño mediano, por lo que fue aprehendido finalmente por los uniformados.

Por último, la representante de Fiscalía enumeró y detalló las pruebas testimoniales y documentales que habían recolectado en ambas investigaciones.

Oyarzún no se opuso a la solicitud de homologación del instituto de juicio abreviado solicitada por la Fiscalía con una pena de 2 años de prisión de cumplimiento condicional, mientras Jara reconoció la existencia de los hechos, admitió su participación en los mismos y aceptó la pena acordada.

El juez Rosales analizó la viabilidad del pedido y luego dictó la sentencia. Sobre las reglas de conducta, impuso que el condenado deberá presentarse cada cuatro meses ante el organismo de control.