Aconsejan preservar a las mascotas de la pirotecnia

Provistos de una audición mucho más potente que la de los humanos, perros y gatos son víctimas de la pirotecnia por el nivel de ruido y lo imprevisto de los estallidos que pueden ocasionarles lesiones muy graves.

La pirotecnia se encuentra instalada en nuestra sociedad pero se debe tener en cuenta que las mascotas padecen terriblemente el ruido que producen los fuego de artificio. 

La sensación que ellos sienten es similar al que tiene una persona si de pronto escuchara que están bombardeando su ciudad.

Las reacciones suaves o de baja intensidad incluyen deambular, temblor, encogimiento, inapetencia, intensos deseos de ingerir agua y de estar en permanente contacto con su amo.

Las reacciones más graves o de alta intensidad provocan gemidos, intensa salivación o babeo, jadeos prolongados y muy fuertes, eliminación y/o retención de heces u orina, correr en forma desenfrenada sin rumbo (escape frenético), que en muchas ocasiones incluyen arañado o masticar barreras (fractura de dientes) y saltar a través de ventanas, vidriados o alambrados, provocándose heridas de suma gravedad.

"Nosotros en las Fiestas aconsejamos básicamente no hacer uso de pirotecnia en presencia de las mascotas” declaró el director de Bromatología y Veterinaria, Rubén Pontelli en una entrevista que le realizó Canal 9.

"Al animalito hay que ponerlo a resguardo en un lugar donde se sienta seguro, lo más alejado de los ruidos y eventualmente se le puede pedir al veterinario de confianza unas gotas para tranquilizarlo. Los perros son los animales más sensibles, en cambio los gatos buscan ellos mismos resguardo”, dijo el profesional.

Al ser consultado sobre lo que sienten las mascotas al escuchar la explosión de pirotecnia, sentenció que “presentan una sensación de nerviosismo, de no encontrar su lugar y esto se potencia en las perras que están preñadas”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico