Acto de apoyo al Papa en el Vaticano por la polémica con los universitarios

El papa Benedicto XVI pidió hoy a los universitarios que respeten “las opiniones de los demás” ante una multitud que acudió a apoyarlo luego de la anulación de su visita a la Universidad La Sapienza de Roma.

Ciudad del Vaticano (Télam)
“Como profesor, por así decir, emérito, que ha encontrado a tantos estudiantes en su vida, os aliento a todos, queridos universitarios, a ser siempre respetuosos de las opiniones de los demás y a buscar, con espíritu libre y responsable, la verdad y el bien”, dijo el Papa.
Durante el Angelus, Benedicto XVI explicó que había decidido no ir a la Universidad La Sapienza al clima creado por un grupo de estudiantes y profesores que rechazaron su visita, programada para el jueves pasado, informó la agencia italiana ANSA.
Miembros de la comunidad universitaria de La Sapienza recordaron que el Papa en 1990, cuando era cardenal, defendió el proceso con que la Iglesia condenó a Galileo Galilei por haber sostenido el heliocentrismo.
Más de 100.000 personas colmaron la plaza vaticana para mostrar su afecto al Pontífice tras su renuncia a visitar, el jueves pasado, esa universidad.
La manifestación de apoyo al Papa fue organizada por el cardenal Camillo Ruini, quien convocó a los fieles y a “todos los romanos” a participar hoy en el rezo del Angelus en la plaza de San Pedro como gesto de afecto a Benedicto XVI.
La convocatoria fue bautizada como “Papa Day” por su semejanza con el “Family Day”, la manifestación en apoyo de la familia celebrada el año pasado en Roma.
El acto provocó el alineamiento de los partidos políticos italianos, con un franco apoyo desde la derecha y uno mucho más tibio desde la centroizquierda que conforma la coalición de gobierno liderada por Romano Prodi.
Delegaciones de Forza Italia, Alianza Nacional, UDC y Liga Norte se mezclaron entre los fieles que asistieron al Angelus y entre otros se vieron en la Plaza de San Pedro al vicecepremier Francesco Rutelli, el senador vitalicio y siete veces jefe de gobierno democristiano Giulio Andreotti y el ex ministro de Justicia Clemente Mastella.
Impedir al Papa ir a La Sapienza fue “un acto de barbarie, racismo cultural e intolerancia”, comentó el vocero de Alianza Nacional (AN), Andrea Ronchi, al llegar a la plaza de San Pedro.
“Benedicto XVI no ha podido hablar en la Universidad de Roma, y en la Italia de (Romano) Prodi, mientras el Papa Wojtyla (Juan Pablo II) había podido hablar en la Polonia de Jaruzelski”, dijo Maurizio Gasparri, también de AN.
El líder de UDC, Pierferdinando Casini, afirmó su voluntad de demostrar al Papa “afecto” pero también de afirmar “los valores de la libertad y de la identidad cristiana en Italia”.
Por su parte, el vicecoordinador de Forza Italia, Fabrizio Cicchitto, calificó los detractores universitarios del Papa como “bárbaros, inciviles e iliberales”.
En cambio, la centroizquierda estuvo representada sólo por el Partido Democrático, que decidió testimoniar su cercanía con el Papa. Por su parte, el jefe de gobierno Romano Prodi trató de apagar la polémica al invitar desde Bolonia a todos a “cerrar definitivamente esta tensión”.
También en la norteña ciudad de Milán, entre 30.000 y 40.000 personas, se congregaron en la plaza de la Catedral para seguir el  Angelus desde una pantalla gigante.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico