Acusan a militar de presunto abuso a dos menores

La madre de las víctimas explicó que los hechos comenzaron hace cuatro años, cuando una de las nenas tenía 12. Exige a la Justicia que se acelere el caso y se avance en la causa dado que el acusado, de 65 años, es un militar retirado que reside en Comodoro.

R.T., de 38 años, decidió hacer pública su denuncia contra O.B.F., un familiar que habría abusado sexualmente a sus dos hijas menores. A una de ellas cuando tenía 12 años (actualmente de 16) y a su hermana menor que hoy tiene 13.

Todo sucedió en Comodoro Rivadavia y R.T. eligió a El Patagónico para narrar con muchísimo dolor lo que se enteró hace pocos días, a lo que ayudó que saliera a la luz una denuncia similar realizada en este medio por una mujer que vive en Sarmiento.

En este caso, una de sus hijas, de 16 años, le relató que había sido abusada por su tío desde que tenía 12 años de edad y que hasta hace poco tiempo los abusos habrían seguido. Pocos días después, su segunda hija, de 13 años, también contó que el mismo sujeto la habría abusado en diciembre de 2020.

La madre de las victimas exige que se acelere el caso y se avance en una causa, dado que el acusado es un militar retirado que sigue libre y que vive en Comodoro. El miércoles, la mujer presentó una nueva denuncia para que se dicte una medida cautelar de prohibición de acercamiento. Hasta ayer, el ex uniformado no había sido notificado.

“Unas de mis hijas (la de 16 años) hace tres años empezó con problemas psicológicos; estuvo internada; ha estado con tratamiento; hemos hecho de todo para poder sacarla adelante”, contó R.T.

El Día del Amigo, el pasado martes, la adolescente tomó fuerzas y le contó a su mamá que había sido abusada. “Nos contó por qué hacia todas esas cosas; porque se quiere ir de Comodoro. Nos dijo que su tío abusó de ella. Fue un día que nosotros estábamos trabajando; quedó ella sola y el tío estaba borracho, entró y empezó a abusar de ella”, relató.

Como consecuencia del trauma, la adolescente se quiso ir de la ciudad en más de una oportunidad y ha tenido intentos de “quitarse la vida” confesó su mamá. La joven sigue con tratamiento médico.

LA OTRA HIJA TAMBIEN

“Cuando vengo de hacer la denuncia, hablamos con la más chica (13 años) que siempre va a la casa de ellos (el acusado y su pareja) y nos cuenta lo mismo: que el tío le había hecho ‘cosas’”, aseguró.

Este segundo hecho habría pasado en diciembre de año 2020. “Me dijo que un día estaban todos; el tío la llamó a la pieza para darle algo y la manoseó; la apoyó y él salió como si nada. La nena no pudo decirle a nadie… como que le daba vergüenza”, manifestó la denunciante.

La dolorosa historia de la familia no terminaría ese día porque la mamá sostuvo que hasta este momento “nos falta que hable la (nena) de 8 años, que también esta con tratamiento porque tiene problemas y no sabemos a raíz de que es”.

El acusado, según confesó a este medio la madre, es “Omar. B. Franco, un militar retirado”. “Siempre estuvo al tanto, hasta el mismo martes, de que a nosotros no nos faltara nada porque somos su única familia. No somos de acá nosotros”, expresó la mujer, oriunda de Paraná, Entre Ríos, y que se radicó con su familia hace pocos años en Comodoro Rivadavia.

Cuando llegaron, junto con su pareja y sus niñas “vinimos a parar a la casa de ellos; nos dieron una mano hasta que nos armamos”.

LAS DENUNCIAS

Luego de ser asistida por personal de la Comisaría de la Mujer, R.T. se dirigió a la Justicia para radicar todas las denuncias. “Me dicen que tienen cinco días para notificarlo. Vino el jueves la policía para avisarnos que fueron a buscarlo a la casa y que el señor estaba trabajando”.

Es que actualmente el sujeto trabaja en una metalúrgica de zona norte. “Mi marido lo vio que salía ‘panchamente’ con su hijo”, señaló, mientras sus hijas “psicológicamente están hechas mierda”.

“Mi marido de la impotencia lo llamó (al acusado), le dijo una cantidad de cosas y después no tuvimos más contacto con él”, señaló.

Pese a las pruebas y denuncias que le constan a El Patagónico y que se hicieron ante la Justicia, hasta este momento no se avanzó en nada. “Nos dijeron que tenemos que esperar a Fiscalía; que tienen que pasar cinco días; les dije en la comisaría `son dos denuncias; tiene que ir preso’, pero me dicen que esos días son para juntar datos y demás”, acotó.

Paralelamente, y al considerar que no hay avances de la Justicia, la mujer decidió exponer al acusado en las redes sociales. “Hasta que él no este preso, no la voy a sacar (la publicación)”, pese a que las autoridades le recomendaron darle de baja al entender que puede entorpecer la causa. Pero ella es clara al respecto: “Si no hay Justicia penal, que sea social; por las nenas”.

Con un nudo en la garganta y al borde de las lágrimas, a través de este medio, le pidió a la Justicia “que no esperen cinco días, un año, cuatro, cinco, seis años. Mi hija tiene problemas psicológicos a raíz de esto. Todo lo que hemos pasado estos últimos años es culpa de esto que ella nunca pudo decir. ¿Qué más quieren? Tienen informes médicos, mensajes de textos, hay capturas de pantalla. No es que no tienen nada” dijo.

“Este hombre (acusado) tiene muchos conocidos en Comodoro; nosotros no” explicó sobre el final. “Pasaron 48 horas y el abusador sigue libre como si nada”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico