Acusan a mujer de matar a golpes al bebé de su pareja

El viernes comienza el juicio. La víctima era una nena de 4 años, que falleció por múltiples traumatismos de cráneo por los golpes. La pena prevista es prisión perpetua.

“La nena se cayó”. Con esas palabras Fabiana Cruz intentó ocultar el crimen de Agustina, de 4 años, cuando la llevó al hospital. Los médicos sospecharon. Las lesiones que presentaba la niña no eran compatibles con los dichos de la mujer.

“El 29 de agosto de 2019 entre las 10.15 y 11.00 horas, Fabiana Romina Cruz se encontraba en el domicilio ubicado en el barrio Nahuel Huapi calle 4 bis s/n. Estaba al cuidado la hija de cuatro años de su pareja. Y le propinó múltiples golpes. Las graves lesiones le provocaron la muerte”, relató el fiscal Jorge Bugueño, quien llevará adelante el juicio junto a Daniel Báez.

La menor ingresó al Hospital Andrés Isola con múltiples golpes en su cuerpo. La mujer dijo en la guardia que la niña se había caído, que no sabía que había pasado.

La niña tuvo que ser traslada a la Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital de Trelew. A pesar del esfuerzo realizado por personal médico, la niña falleció esa tarde, producto de los múltiples y severos golpes recibidos.

El cuadro clínico no era compatible con los dichos de la mujer: Los médicos del hospital explicaron que el mecanismo por el cual se produjeron las lesiones era absolutamente disimiles con los dichos sobre cómo habían ocurrido. La mujer fue detenida. Y el fiscal Bugueño la acusó por el delito de “homicidio doblemente calificado por alevosía y ensañamiento”. Este tipo de hechos tiene una pena única de prisión perpetua.

“ESE DÍA EXPLOTÉ”

La Unidad Especial Criminalística realizó una minuciosa inspección ocular en el lugar del hecho y levantó rastros y muestras biológicas. La comparación de las huellas de calzado que había en la escena eran coincidentes con la suela de las zapatillas de la acusada. “Los rastros de calzados hallados en el lugar del hecho guardan compatibilidad morfológica de diseño con las huellas de calzado generadas por la suela del calzado", dice el informe. En el lugar no había otros rastros de calzado. La única persona que se encontraba en el domicilio al momento del hecho era Fabiana Cruz.

La pericia de ADN también fue positiva. La acusada tenía rastros de sangre de la nena en su ropa. Pero además de las pruebas científicas un dato fue clave. En el exámen psicodiagnóstico reconoció ser la autora. "Ese día exploté y le pegué sin querer a la nena".

El juicio comenzará el viernes 12 ante los jueces Patricia Asaro, Patricia Reyes y Horacio Yanguela. Si la declaran culpable, la pena única por este delito es prisión perpetua.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico