Además de pan y trabajo, se rezó contra el ajuste, recesión y pobreza

Cuando ya promediaba la fría tarde de ayer, varios centenares de fieles católicos protagonizaron en esta ciudad la tradicional procesión por San Cayetano, la cual se desplazó por calles de barrios de la zona oeste y llegó hasta la capilla que lleva su nombre.

Caleta Olivia (agencia)

Esta vez, la gente también pidió al santo patrono del pan y del trabajo que bendiga a millones de argentinos que padecen pobreza como consecuencia de las políticas que impone el gobierno nacional y se traducen en ajuste, recesión económica y descontrolado incremento de los productos de primera necesidad.

El párroco que acompañó a los feligreses, Raúl Domínguez, dijo que la situación que afronta la Argentina genera desaliento, pero no hay que perder la esperanza.

“Vemos que la política económica es dura porque no solo implica que haya falta de trabajo, sino que también vemos cómo día a día aumentan los impuestos, servicios, combustibles y alimentos y hay mucha gente a la que no le alcanza para vivir” resaltó.

Admitió que este sombrío panorama hace que mucha gente se sienta mal y la invada la desesperación, por lo cual reiteró que es importante no perder la fe en Jesucristo y por ello se pidió a San Cayetano que interceda para poder sobrellevar una pesada cruz.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico