Adjudican a Rigel la obra de la ampliación de la Ciudad Judicial

El gobernador Mario Das Neves firmó en las últimas horas el decreto provincial mediante el cual se adjudicó a la empresa Rigel, por un monto de 9.171.071,84 pesos, la obra correspondiente a la segunda etapa del nuevo edificio de Tribunales y Parque Público en Comodoro Rivadavia.

Según se argumentó, la obra permitirá lograr una respuesta acorde a los requerimientos de los usuarios y la comunidad en su conjunto en la que es la circunscripción judicial más poblada de Chubut, con facilidades de acceso y comodidades para las distintas actividades que realizará la población, una vez concretada la obra.
El edificio contempla una superficie de más de 12.700 metros cuadrados, agregándose ahora esta ampliación de 3.639 metros cuadrados que elevará la suma total a más de 16.300 metros cuadrados.
La superficie semicubierta, por su parte, supera los 800 metros mientras que la descubierta correspondiente a los dos estacionamientos vehiculares, superará los 5.700 metros cuadrados, a lo cual hay que agregar la superficie del parque público a construir, que constará además de solados peatonales, forestación y riego, con una confitería, grupo sanitario para el público, áreas deportivas, recreativas, culturales y el llamado mobiliario urbano (juegos infantiles, señalizaciones, luminarias, bancos, etc).
La empresa Rigel deberá efectuar la obra en un plazo de 300 días corridos, al haberse adjudicado la misma ya que la oferta que presentó en la correspondiente licitación resultó «técnica y económicamente la más conveniente a los intereses de la provincia», de acuerdo al análisis efectuado por la Comisión de Preadjudicación.
     
ANTECEDENTES
El proyecto fue realizado en su oportunidad a través de un concurso nacional de anteproyectos en el año 2001 para seleccionar la propuesta más conveniente y adecuada a las necesidades de transformación de la actividad judicial que se viene realizando a través de estos últimos años.
El complejo se compone de un edificio destinado a ese nuevo funcionamiento, con las facilidades inherentes al mismo, incluyendo un auditorio, ‘foyer’, confitería, hall y baños públicos, con accesos independientes para permitir el uso a la población, sin interferir con las actividades judiciales.
El proyecto prevé asimismo estacionamientos para automotores particulares, judiciales y policiales dentro del terreno y un parque público con distintas áreas específicas (descanso, juegos para niños, confitería, feria artesanal, antiteatro, deportes, vestuarios públicos, etc.).
En el año 2002 se realizó a tal fin el llamado a licitación pública N° 10/02 para la construcción de su primera etapa, consistente en la materialización del ítem Estructura Resistente, la cual se encuentra concluida y en su período de garantía.

CRECIMIENTO
Al efectuarse el llamado para la segunda etapa se consideró que si bien en su oportunidad se ajustaba a las necesidades requeridas en ese momento, el proyecto ganador fue concebido bajo los parámetros de flexibilidad proyectual, proponiendo los proyectistas el crecimiento en forma vertical a través de un tercer nivel y, en forma lateral, la construcción de otro bloque de planta baja y tres niveles.
En esta segunda etapa se plantea así la ampliación en su superficie a un nivel más de lo ya construido, evitándose de esa manera el deterioro que produciría al edificio su ejecución, si se avanzara en la terminación del resto.
Realizado el tercer nivel, el edificio estará dividido en Planta Baja, donde actuará el juzgado de paz y servicios generales de apoyo; un Primer Nivel con los ministerios públicos y algunas dependencias complementarias, mientras que en un Segundo Nivel se proyectará todo el fuego penal, con algunas dependencias de apoyo y en el último se desarrollará el fuero civil.
Con esta distribución se procura diferenciar los fueros, previéndose el crecimiento en forma horizontal, en un nuevo bloque a construirse hacia el lado Oeste.
Para esta segunda etapa se prevé, juntamente con el hormigón armado del tercer nivel, la terminación de los pavimentos y contrapisos, tanto del edificio en sí como el estacionamiento del personal y auditorio, en planta baja, tratando de resguardar las bases y estructura resistente. Por consiguiente se deberá realizar también toda la instalación bajo los mismos (instalación sanitaria y pluvial y conductos de electricidad).
Se realizarán también los contrapisos de hormigón celular liviano en todas sus plantas, armando las redes de conductos sanitarios y, por último, a los fines de resguardar el edificio, se concretará la cubierta en su totalidad, para evitar filtraciones que deterioren los pisos interiores.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico