Admite un grave robo y aceptaría ir a prisión 7 años

Mariano Figueroa ingresó en una vivienda en Navidad y amenazó con un arma a una mujer y a sus dos hijos. Se llevó electrodomésticos en un auto que manejaba una mujer.

El hecho ocurrió el 25 de diciembre de 2020 en una vivienda de calle La Pampa al 400, barrio 13 de Diciembre. El delincuente se llama Mariano Figueroa y se hallaba en libertad condicional cuando ingresó a la vivienda y tuvo en vilo a una mujer y sus dos hijos durante aproximadamente 10 minutos.

Ahora, el sujeto acepta un juicio abreviado, admitiendo su delito y por el cual recibiría una pena de 5 años y 6 meses de prisión, aunque por haber ocurrido mientras tenía una condena sin cumplir, recibiría 7 años de cárcel en total.

La audiencia se realizó este miércoles. El imputado, asesorado por su defensor, admitió todas las circunstancias de tiempo, modo y lugar y su participación en el hecho encuadrado jurídicamente como “robo doblemente agravado por ser cometido con un arma cuya aptitud para el disparo no puede tenerse por acreditada, y que fuera utilizada impropiamente” en calidad de autor.

Asimismo, aceptó la pena de cinco años y seis meses de prisión, y en tanto que el delito fue cometido mientras Figueroa gozaba de libertad condicional por un hecho anterior, se le revocó dicho beneficio y se le unificaron ambas penas en la pena única de siete años de prisión de cumplimiento efectivo, declarándolo reincidente por primera vez.

El tribunal ante quien se presentó el abreviado fue conformado por los jueces Martín Cosmaro, Jorge Odorisio y Mariel Suárez –quienes darán a conocer su veredicto el próximo miércoles-; el Ministerio Público Fiscal fue representado por Andrea Rubio, fiscal general; en tanto que la defensa de Figueroa fue ejercida por Francisco Miguel Romero, abogado particular del mismo.

DIEZ MINUTOS DE TERROR

Eran aproximadamente las 9 de aquel 25 de diciembre cuando Mariano Gastón Figueroa ingresó, por la puerta principal que se encontraba sin llave, a la vivienda sita en calle La Pampa al 400, en donde se encontraban durmiendo la víctima junto a sus dos hijos menores de edad.

La mujer se despertó por los ladridos de su perro, se levantó y cuando se dirigió por el pasillo al living y cocina, se encontró con Figueroa, quien extrajo del bolsillo derecho de su campera un arma de fuego, tipo revólver de color gris oscuro oxidado, y la amenazó diciendo: “dame la plata, dame la plata”.

En ese momento se hicieron presentes en el lugar los menores, quienes al advertir la situación comenzaron a llorar, oportunidad en la que Figueroa amenazó a la víctima diciendo: “dame todo sino les voy a pegar un tiro a tus nenes”, asestándole a ésta un golpe en la cabeza con la culata del arma, lo que le provocó un leve mareo y una lesión, ordenándole que traslade los electrodomésticos hacia el final del pasillo, próximo al sector del living.

Así, la damnificada caminó por el interior de la vivienda a la par de Figueroa, mientras éste buscaba qué más llevarse, revisando los placares y muebles durante aproximadamente 10 minutos. En esas circunstancias, la víctima debió sacar de su dormitorio y del de sus hijos diversos elementos de valor.

Una vez que todos los elementos se encontraban en el sector del final del pasillo, Figueroa le ordenó a la víctima que los traslade hasta la vereda, donde estacionó frente a la vivienda un Peugeot, 207 de color gris y vidrios polarizados, que era conducido por una mujer que descendió y junto con Figueroa cargaron los elementos en el asiento trasero del vehículo.

Antes de retirarse, Figueroa amenazó a la víctima diciéndole que si hacía algo la iba a matar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico