Admiten que hubo un desprestigio nacional de la educación técnica

El rector de la UNPSJB, Jorge Gil, reconoció que las empresas abocadas a la actividad petrolera en el Golfo San Jorge le han manifestado que "hay una preocupación" respecto de la formación de recursos humanos. El contador admitió que las empresas le han hecho saber que falta mano de obra calificada y que eso las obliga a traer profesionales de afuera.

Lo cierto es que la matrícula en las ingenierías ha bajado en los últimos años y Gil considera que el hecho guarda relación con el desprestigio que tuvo la educación técnica.
Destacó sin embargo que han habilitado el Instituto de Energía y Desarrollo Sustentable a través del cual los profesionales tienen la posibilidad de hacer un postgrado durante el segundo semestre del año.
Este convenio se hará en forma conjunta con la Universidad de Salta. Se trata de un postgrado en energía y el mismo tiene que ver con las necesidades específicas de desarrollar recursos humanos en este rubro.

BAJA MATRICULA
El rector mencionó además cuál es el panorama de Comodoro Rivadavia, destacando que por ejemplo en carreras como Ingeniería en Petróleo bajó notablemente la matrícula en los últimos años. En 2004 era de 73 estudiantes y en 2007 es de sólo 42.
En otro orden, en Ingeniería Industrial había 63 estudiantes en 2004 y en 2007 hay 51.
También en Ingeniería Mecánica había 50 alumnos en 2004 y se bajó a 34 este año, no así en Ingeniería Química donde la matrícula de 20 estudiantes se mantiene.
A consideración del máximo responsable de la Universidad, la fluctuación en la matrícula «también tiene que ver no sólo con la expectativa real de inserción laboral, sino con los niveles de complejidad que tienen las profesionales».
En este sentido mencionó que hay una «inclinación» de los estudiantes de ingeniería en esta Universidad hacia la Licenciatura en Higiene y Seguridad en el trabajo.
Reconoció Gil que puede ser cierto que falten estudiantes de ingeniería para hacer pasantías en las empresas, dado que «en general todo el sector petrolero está reclamando fundamentalmente estudiantes vinculados con la ingeniería».

LOS EGRESADOS
«Estamos acostumbrados a ver el número de ingresantes pero poco el de egresados», acotó el rector. En este sentido, trajo a colación que por ejemplo el grueso de los recibidos en Ingeniería son de la carrera Analista Programador Universitario: en 2006 se recibieron 34 analistas contra 5 ingenieros en petróleo.
El tema con los analistas es que muchos se abocan a la función docente, o los ocupan las empresas pero en una función más vinculada con la administración de la gestión, pero no se relacionan con la actividad productiva.
Un dato de la realidad es que «el número de egresados  insertos en la actividad petrolera productiva u operativa, es muy bajo».
Otro ejemplo que brindó el rector tiene que ver con el número de ingenieros electrónicos: en 2006 se recibieron sólo 14 y otros 3 ingenieros químicos.
La Universidad se cuestiona cómo revertir este panorama y el rector Gil admite que «el problema grave es que quizá tenemos que rediseñar las vinculaciones de la Universidad con el medio económico para ver dónde van a realizar su actividad los futuros egresados».
Allí -subrayó- hay un problema de asimetrías que hay que corregir con una política mejor diseñada, lo que también va de la mano de los presupuestos.
El rector admite que también en los últimos años, «hubo un desprestigio nacional de la educación técnica y ahora está recobrando fuerza, y es que el país como productor empieza a advertir que necesita ingenieros; necesita gente que ponga en marcha los conocimientos teóricos».
Finalmente, opinó que la Universidad tiene que actualizarse a las necesidades del mercado porque «va como atrás de la problemática real de la economía».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico