Agredieron ayer a Alicia Kirchner en Río Gallegos

La ministro de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner, fue agredida ayer al mediodía en Río Gallegos, mientras compartía un almuerzo familiar en un conocido restaurant. La funcionaria estaba sin custodia y acompañada por el cura párroco Juan Carlos Molina, quien también recibió lesiones, por parte de integrantes de un gurpo compuesto por unos 250 manifesantes.

Alicia Kirchner, ministro de Desarrollo Social de la Nación y hermana del Presidente, fue agredida ayer en Río Gallegos. La funcionaria recibió golpes en la cara y también en la espalda.
El senador nacional Nicolás Fernández, confirmó ayer a Diario Patagónico, que Alicia Kirchner recibió sendos golpes que le provocaron lesiones y que además los agresores le tiraron huevos y harina.
Respecto de que estuviera sin custodia, el senador opinó que «lo ilógico es que los funcionarios deban andar con custodia, lo lógico es que pueda hacerlo con la misma libertad que lo hace en Salta, Formosa, La Matanza, desprovista de custodia».
La hermana del Presidente recibió atención médica luego de los incidentes y el legislador confirmó que sigue la tensión en Río Gallegos por lo cual hizo un llamado a la reflexión.
Consideró «ilógico que pese al anuncio de querer abrir las paritarias» con todos los empleados públicos, «el escenario no se ha modificado», ya que sigue la tensión en las calles.
Fernández opinó que la ministro «no es la responsable del presupuesto ni de la asignacion de recursos y los habitantes de Río Gallegos conocen la bonhomía de esta mujer que siempre ha resuelto conflictos, entonces agredirla no tiene perdón y no tiene lógica».

DIALOGO FRENTE A LA DIVERGENCIA
El senador sostuvo luego que el gesto de Alicia Kirchner, de tratar de dialogar con los manifestantes que fueron a agredirla, fue «entendiendo que la razón y el diálogo son los únicos mecanismos para resolver una divergencia», no obstante el presbítero también fue acusado de «traidor de la iglesia».
El panorama en Santa Cruz parece no aquietarse pese al cambio del Ejecutivo Provincial. Y, según la óptica del legislador nacional que permanece en Río Gallegos, «hay un grupo de personas exaltadas, que tiene intencionalidad confrontativa y recurren a la violencia como metodología».
También destacó el gesto que tuvo el ex ministro Daniel Varizat que tomó la decisión de no continuar en el cargo, «para darle al nuevo gobernador todas las herramientas que le permitan encontrar un camino de diálogo, para recuperar la paz que no debió perderse nunca».
El senador reconoció que entre los manifestantes había «maestras, conocidos profesionales del medio y otras personas de destacada actuación en la vida social de Río Gallegos» y consideró que «estamos frente a personas que han perdido la capacidad de análisis y reflexión».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico