Aguilar considera que no tiene porqué renunciar

Acerca de Gonzalo Acro, asesinado a tiros la semana pasada, dijo que no lo conocía personalmente, pero que se enteró que fue «un muy buen empleado del club».

Buenos Aires (Télam)
El presidente de River Plate, José María Aguilar, reconoció que conocía y que había tomado café con los dos jefes de las facciones enfrentadas de los ‘Borrachos del Tablón’, pero aclaró que no piensa renunciar a su cargo.
«Los conozco a Alan y a Adrián», dijo el dirigente en referencia a Alan Schenkler y Adrián Russeau, líderes de los sectores que se disputan el manejo de la barrabrava de River.
Sin embargo, subrayó que los barrabravas sospechosos de tener vinculación con el crimen de Gonzalo Acro, ocurrido el jueves de la semana pasada, «no tienen acceso al despacho presidencial».
«He tomado un café con ellos, pero no en mi despacho. A lo largo de 20 años seguramente varias veces en la confitería del club o en algún parador de ruta donde te encontrás» durante viajes en los que la hinchada acompaña al equipo.
A raíz del crimen de Acro, se suspendió el partido River-Newells, que debía disputarse el domingo pasado, y la AFA lo reprogramó ayer para el miércoles 5 de setiembre.
No obstante, ante una consulta periodística, formulada durante una conferencia de prensa en el Monumental, el dirigente sostuvo que no abandonará la conducción del club.
«River tiene una fortaleza política que lo sostiene en la historia. Hay mucho miserable dando vueltas que intenta generar situaciones que nos perjudican. No pienso renunciar y por estatuto no se pueden adelantar elecciones», enfatizó Aguilar.
Sobre el barrabrava asesinado a tiros en una emboscada a la salida de un gimnasio de Villa Urquiza, Aguilar dijo que no lo conocía personalmente, pero que se enteró que fue un muy buen empleado del club.
«El señor Acro tenía que ver fundamentalmente con la parte de maestranza. Gonzalo tuvo un crecimiento muy importante en River en cinco años como empleado del club», explicó
«A raíz de estos acontecimientos me he enterado que era un empleado querido y apreciado. No solamente por sus jefes, sino también por los socios. Era un hombre estimado en la zona de piletas, donde supo trabajar», precisó.
Acerca de estos sectores violentos de la hinchada de River, Aguilar aclaró: «Este es el momento de mi vida en el que menos barras conozco, porque desde hace un tiempo bastante prolongado he dejado de ir a la tribuna».

DISPUESTO A QUE LO INVESTIGUEN
Aguilar afirmó que se siente «responsable de todo lo que ocurre en River» al ser consultado sobre las dos peleas de barras ocurridas en lo que va del año dentro del predio del club.
En referencia a la denominada «batalla de los quinchos», en el que un barra fue baleado y dos acuchillados, dijo: «toda la mesa directiva de River está imputada, por esto en una contravención», por lo que se están «haciendo cargo de esa responsabilidad».
Respecto a la denuncia por administración fraudulenta contra él y la comisión directiva del club formulada por el abogado Marcelo Parrilli, Aguilar se limitó a decir que está abierto a cualquier investigación porque es «un hombre ajustado a derecho».
El titular riverplatense se refirió luego al club, al que consideró «una entidad que funciona estupendamente en el tema institucional, con una asamblea que actúa según estatuto y 850 empleados que cobran sus sueldos al día. Este es el club más importante de Argentina».
Luego brindó detalles acerca de la reunión que mantuvo por la tarde con el ministro del Interior, Aníbal Fernández y el presidente de San Lorenzo, Rafael Savino.
«Con Fernández y Savino convinimos jugar el clásico con San Lorenzo el domingo a las 14, con 4.000 populares y 4.000 plateas para nosotros», expresó el presidente del club de Nuñez.
«Quedamos en actuar en una comunión de intereses para que todo salga de la mejor manera. River envió una larga lista de personas que se sugiere se les aplique el derecho de admisión que se va a hacer con funcionarios del club y con la colaboración de la Policía Federal», explicó.
Acto seguido Aguilar, que viajó el pasado fin de semana a Suiza y retornó ayer por la mañana, siguió enumerando partes de su gestión.
«En las próximas semanas cerraremos nuestro séptimo ejercicio superavitario. Y en lo deportivo, de los últimos 11 campeonatos River ganó 3 y Boca también. Admito que estamos en deuda en lo internacional», reconoció.
«Pero en los últimos cinco años River invirtió 20 millones de dólares en obras y tiene además una escuela funcionando», aseguró.
Sobre el accionar político del club, apuntó: «es uno de los pocos que posee mayoría y minoría, y el único que tiene absoluta apertura ante los medios para mostrar sus ejercicios económicos. Y las posibilidades de que la comisión directiva pueda tener modificaciones en el futuro son relativas, ya que somos bastante conservadores al respecto», contempló.
Al culminar la conferencia, Aguilar pidió a los medios que no se instalen en la puerta de su casa en Coghlan «porque eso no solamente altera la estructura familiar, sino la barrial».
«Estoy dispuesto a dar una conferencia de prensa por día si hace falta, pero les pido por favor que no vayan a la puerta de mi casa porque se crea un ambiente exagerado respecto de cualquier cosa que pueda decir. Y además no creo que sea interesante mi discurso en forma continuada», opinó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico