Agustín Acosta: "apunto a mejorar y me quiero ir a jugar a Buenos Aires"

El comodorense de 16 años salió campeón sudamericano de la categoría Cadetes con la selección argentina de hándbol, y realizó un balance de la competencia donde quedó en el equipo ideal, y a su vez habló sobre su futuro.

El Campeonato Sudamericano de Cadetes de hándbol se disputó en la ciudad de Luján de Cuyo durante los días 5 al 9 de noviembre, y sin dudas que fue un antes y un después para el comodorense Agustín Acosta. Argentina salió campeón al vencer en la final a Brasil 28-25.

El cadete que comenzó a jugar a los 7 años salió campeón con la camiseta argentina, y como si eso fuera poco integró el equipo ideal del Sudamericano. Quedó entre los mejores siete

El extremo izquierdo que de chico jugaba a la pelota en la escuela 211 visitó El Patagónico junto al ‘profe’ Matías Alvarez y el presidente de la FeChuBa (Federación Chubutense de Balonmano), Carlos Portas, para hablar sobre su presente.

“El Sudamericano fue algo muy lindo, para mí fue uno de los mejores torneos que tuve. No todos pueden llegar a jugar un torneo así. Jugando me fue muy bien, y me adapté rápido. Con los chicos me llevaba muy bien, siempre andábamos juntos, y eso ayudó a la adaptación más rápido”, apuntó el jugador formado en Nueva Generación.

Cuando se confirmó su participación, luego de pasar varios selectivos, el comodorense viajó con muchas expectativas, que logró cumplirlas y va por nuevos objetivos. “Sin dudas que cumplí las expectativas que tenía al jugar un Sudamericano. En la selección, en lo personal me fue excelente, mejor de lo que pensaba. A partir de ahora quiero mejorar, y quiero irme a jugar a Buenos Aires”, admitió convencido.

Sobre las perspectivas que tiene de ahora en más en lo deportivo, Agustín Acosta remarcó que “la idea que tengo es desarrollarme más, mejorar el juego con los entrenamientos. No hay un contacto allá, pero quiero irme el año que viene. La familia acompaña. El sueño de todos es irme a jugar a Europa”, subrayó.

Agustín es de pocas palabras. El habla en la cancha, pero tiene los objetivos claros. El año pasado se dio cuenta que el hándbol es lo suyo, y quiere seguir progresando. No todos pueden disputar un Sudamericano, y mucho menos salir campeón. “Salir campeón fue una cosa impresionante. No sabía si poner una sonrisa, o llorar. Una alegría que mi vieja haya estado después de lo que nos costó”, sentenció el joven jugador de 16 años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico