Ahora, Nación bajó al CABIN del programa de medicina nuclear

La CONEA dio de baja al Centro de Aplicaciones Bionucleares del programa de medicina nuclear, al que accedió sobre fines de 2015, luego de años de dar pruebas de su idoneidad a la hora de tratar enfermedades oncológicas de la región. El recorte presupuestario fue confirmado a El Patagónico por el director médico de la institución, Jorge Brugna, y ya mereció una dura respuesta y pedido de rectificación por parte del senador Alfredo Luenzo.

El director médico del Centro de Aplicaciones Bionucleares (CABIN), Jorge Brugna, confirmó ayer a El Patagónico que la institución que conduce fue retirada del plan de medicina nuclear, al que había ingresado a fines de 2015 y que posibilitaba la expansión del edificio y, sobre todo, la actualización de equipamiento.
“Nos lo adelantó informalmente el doctor Furnari, del CONEA (Comisión Nacional de Energía Nuclear), quien nos dijo que en las próximas horas se iba a hacer la notificación oficial pero que la misma ya había sido tomada y que tenía como fundamento un recorte presupuestario”, indicó Brugna a este diario.
El llamado telefónico recibido ayer a la mañana generó un inmediato impacto en el CABIN, donde se trabaja actualmente en la ampliación edilicia y en la adecuación tecnológica que debía hacerse en las instalaciones para recibir el nuevo equipamiento.
“Es un golpe duro e inesperado ya que la semana anterior estuvieron recorriendo el CABIN las empresas interesadas en presentarse en la licitación. Nos duele mucho, pero ya estamos trabajando para ver si con la intervención de nuestras autoridades políticas esto se puede revertir”, apuntó el médico.
El ingreso del CABIN al plan de medicina nuclear, resuelto a fin de 2015 y luego de que la institución pasara por todos los filtros y exigencias posibles, implicaba el crecimiento edilicio en 1.600 metros cuadrados y la incorporación de importante equipamiento, que iba a elevar aún más el importante nivel de prestación que en la región y en todo el país se le reconoce.
Entre los equipos que se iban a incorporar, y que ahora están en duda o prácticamente descartados a partir del ajuste del gobierno de Mauricio Macri, figuraban: dos nuevos aceleradores lineales, un tomógrafo computado, la posibilidad de realizar braquiterapia de alta tasa, un spect, un PET y un ciclotrón.
“Es un gran retroceso, pero esto recién empieza. No nos vamos a quedar de brazos cruzados y ya estamos haciendo las gestiones para informar de esta situación al gobernador, senadores, diputados, intendente y todos los que seguramente se van a sumar en el reclamo”, concluyó.

LUENZO PIDIO INFORMES

El primero en reaccionar sobre esta dura medida adoptada por la Comisión Nacional de Energía Atómica fue el senador nacional Alfredo González Luenzo, de Chubut Somos Todos, quien ayer giró un pedido de informes y su solicitud para que “de manera urgente se reincorpore al CABIN al Plan de Medicina Nuclear”.
“Le pido al Gobierno Nacional que reincorpore a Chubut al Plan de Medicina Nuclear y que evite hacer fracasar lo que realmente es importante para la gente”, sostuvo el legislador, quien recordó que “la obra está avanzada y se estima que estará terminada en marzo del año próximo".
El legislador advirtió que “la suspensión del Plan de Medicina Nuclear que beneficia al CABIN, nos deja sin posibilidades de concluirla y de incorporar los equipos de alta tecnología necesarios para darle atención a tanta gente que lo necesita”, aseguró
El CABIN, recordó, “es el centro más austral de nuestro país, que atiende en forma gratuita a todos los pacientes carenciados que son derivados por el Sistema Provincial de Salud y se ha transformado en un centro oncológico de excelencia, donde llegan pacientes de Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, además del sur de Chile”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico