Ahora ponen el ojo en los pocos afortunados que nunca se contagiaron de Covid

La ciencia aún desconoce por qué algunas personas serían impermeables al coronavirus.

Dos días antes de Navidad, cuando su pareja dio positivo, Michelle Green obviamente tuvo miedo de contagiarse. Ambos se habían vacunado, pero Michelle estaba embarazada de dos meses de su segundo hijo y su pareja trabaja en un bar, donde varios compañeros estaban con coronavirus.

“Le pedí que se metiera en la habitación de huéspedes y no saliera de ahí”, dice Michelle, que tiene 40 años y es directora de proyectos de una startup de compras en Washington. La pareja y su pequeño hijo debieron cancelar la celebración de Navidad.

Sin embargo, por algún motivo, Michelle nunca dio positivo.

Ahora los científicos de todo el mundo están investigando por qué hay un grupo de personas como Michelle que ha logrado esquivar el virus durante más de dos años, incluso tras la aparición de la supercontagiosa variante ómicron, que rompió todos los récords de contagios hace apenas seis meses.

Para empezar, los datos: la mayoría de los norteamericanos ya contrajo el coronavirus desde que empezó a esparcirse por Estados Unidos a principios de 2020, según los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de ese país.

La esperanza de los expertos es que estudiar a quienes no se contagiaron arroje pistas —¿ocultas, quizás, en sus genes?— que ayuden a prevenir el contagio de otros o a mejorar el tratamiento de quienes se infectan.

“Lo que buscamos son variaciones genéticas que podrían ser sumamente infrecuentes y a la vez cruciales para el individuo”, dice András Spaan, microbiólogo clínico de la Universidad Rockefeller en Nueva York, impulsor de la investigación sobre el vínculo entre la genética y la resistencia al coronavirus.

Spaan dice que en el proyecto internacional ya se anotaron 700 participantes y que se analizarán a más de 5000 personas que parecen potencialmente inmunes al contagio de coronavirus.

Una de los participantes es Bevin Strickland, enfermera de anestesia de 49 años de la ciudad de High Point, Carolina del Norte, que trabajó como voluntaria en un hospital de Queens durante seis meses desde abril de 2020, justo cuando la ciudad de Nueva York se convirtió en un bolsón de la enfermedad y epicentro de la pandemia.

“Al segundo día ya ni me importaba contagiarme el Covid, porque las necesidades de los pacientes te partían el alma”, dice Strickland, que muchas veces prefería trabajar sin barbijo para que los pacientes en estado de confusión pudieran reconocerla.

Los peores eran los casos de adultos mayores que venían de los geriátricos. Algunos no hablaban inglés, y muchos estaban desorientados por la falta de oxígeno debido a su dificultad para respirar.

“Me sacaba el barbijo todo el tiempo, para que me vieran la cara”, recuerda Strickland. “Y eso ayudaba a que me dejaran ponerles la máscara de oxígeno sin resistirse, y a atenderlos mejor.”

Todas las semanas la hisopaban: Strickland nunca dio positivo. Cuando su período de voluntariado terminó, también se hizo un test de anticuerpos que no mostró evidencia alguna de infección previa.

Los padres de Strickland tampoco contrajeron el virus, ni su hermana melliza, que es médica de atención primaria. Cuando tanto ella como sus hijos mellizos lograron esquivar el covid incluso mientras su tercer hijo cursaba la enfermedad en su cuarto dentro de la misma casa, Strickland empezó a sospechar que tal tenía inmunidad natural al virus. Por eso se anotó en el estudio científico que analizará la composición genética de personas como ella, que nunca contrajeron el coronavirus a pesar de exponerse repetidamente al mismo.

“Realmente tengo la esperanza de que encuentren algún tipo de similitud, algún gen en común en nuestro ADN”, dice Strickland.

Arrojar luz

Estudiar los genes y otros rasgos biológicos de las personas que nunca contraen el coronavirus puede arrojar luz sobre la forma en que el virus infecta y se desarrolla en el cuerpo humano, dice Jennifer Nuzzo, profesora de epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown. Los hallazgos podrían conducir al desarrollo de mejores medicamentos y recomendaciones de salud pública más eficaces y específicas.

Los científicos no saben por qué algunas personas serían impermeables al coronavirus, pero Nuzzo dijo que una hipótesis plausible es que ciertos individuos tengan menos receptores en la nariz, la garganta y los pulmones a los que pueda unirse el virus. Otra posible explicación es que esas personas se hayan expuesto previamente a un virus semejante, o simplemente que hayan nacido con un sistema inmunitario más apto para combatir el SARS-CoV-2.

Pero encontrar personas que realmente nunca se hayan contagiado el coronavirus —y no los que tuvieron una infección asintomática o leve de covid-19 y no sabían que habían contraído el virus—, es complicado.

“Debe ser sumamente pocos en Estados Unidos en este momento”, dice Christopher Murray, director del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington, desarrollador de modelos proyectivos sobre el alcance actual de la propagación del virus.

Los modelos del IHME sugieren que la cantidad de norteamericanos que han tenido el coronavirus incluso podría superar las últimas estimaciones de los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) basadas en análisis de sangre, señala Murray. Según los CDC, casi 6 de cada 10 estadounidenses han tenido el virus al menos una vez, pero el IHME estima que el total está más cerca del 76% de los habitantes del país.

Los testeos de anticuerpos pueden descartar a los que tienen respuesta inmunitaria al virus, pero algunas de esas pruebas no distinguen entre quienes tienen anticuerpos debido a las vacunas y los que tuvieron coronavirus, dice Murray. Además, la exactitud de muchos de esos tests de anticuerpos disminuye en función del tiempo pasado desde la infección, o sea que no necesariamente dan positivo en personas que se infectaron hace meses.

“Apuntamos a un blanco muy esquivo”, dice Murray.

Cuando los investigadores han encontrado a quienes esquivaron justamente el coronavirus, el siguiente desafío es determinar cómo lo lograron.

Pero como el uso de barbijo, las vacunas y el distanciamiento social reducen significativamente el contagio, esos factores pueden eclipsar las diferencias biológicas entre quienes se infectaron y quienes no.

Fuente: La Nación

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico