Ahora una escritora denunciará a Strauss Kahn "por violación"

Una escritora francesa demandará hoy a Dominique Strauss Kahn por intento de violación, anunció ayer su abogado, en un anticipo de otra probable investigación judicial contra el ex director del FMI justo cuando comienza a tambalear una causa similar en su contra en Estados Unidos.

París (Télam)

En una rápida respuesta, los abogados del francés Strauss-Kahn, de 62 años, dijeron que su cliente iniciará una querella por calumnias contra la novelista y escritora Tristane Banon, de 31, y rechazaron las acusaciones, que se remontan al año 2007.
El anuncio de la novelista abre un paréntesis de duda sobre la futura situación legal de Strauss-Kahn en su país natal e inyecta una nueva dosis de incertidumbre en el debate abierto en Francia sobre si el banquero podrá relanzar su carrera política y ser candidato a presidente en Francia el año próximo.
Un caso de abuso sexual contra Strauss-Kahn en Estados Unidos quedó la semana pasada al borde del colapso cuando los fiscales hicieron públicas sus dudas sobre la credibilidad de una mucama de hotel que acusa al ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) de haber abusado sexualmente de ella el 14 de mayo.
Por pedido del fiscal, un juez liberó bajo palabra al político francés mientras continúan las investigaciones sobre el hecho, por el cual estaba con prisión preventiva en Nueva York.
Como resultado de esto, en Francia se reavivaron especulaciones de un retorno al ruedo del veterano dirigente socialista y hasta un relanzamiento de sus conocidas ambiciones de retar al presidente conservador Nicolas Sarkozy en las elecciones de 2012.
Los partidarios de Strauss-Kahn sufieron ayer un nuevo golpe cuando David Koubbi, el abogado de Banon, anunció que su clienta denunciará hoy al banquero por intento de violación. “Mañana (hoy) presentaré la denuncia ante el tribunal, que la recibirá el miércoles por la mañana. Banon sufrió realmente aquello de lo que acusa a Strauss-Kahn. Esto significa que en calidad de víctima la ley le permite ejercer sus derechos pidiendo resarcimiento frente a la justicia francesa”, sostuvo el letrado.
“Los hechos no conciernen a una agresión sexual sino a un intento de violación, para el cual la prescripción es de diez años”, agregó el abogado, citado por la agencia de noticias DPA.
Banon había contado en 2007 en una transmisión televisiva que Strauss-Kahn intentó agredirla sexualmente durante una entrevista.
“Le di una patada. Me abrió el corpiño. Trató de sacarme mis jeans. Terminó muy mal”, dijo entonces la periodista.
Koubbi dijo que Banon había sido disuadida de presentar cargos por su madre, que es funcionaria regional por el socialismo.

FRANCESES DIVIDIDOS
En mayo, cuando estalló el caso de Strauss-Kahn en Estados Unidos y Banon volvió a contar su propia historia, su madre, Anne Mansouret, admitió en una entrevista con un canal francés que había pedido a su hija no denunciar el incidente.
Strauss-Kahn era considerado un muy probable candidato presidencial en Francia en los meses anteriores al incidente de mayo en el hotel Sofitel de Nueva York.
Antes del anuncio de ayer, el país se mostraba dividido sobre si quería o no un retorno del dirigente a la política, y dos encuestas mostraron una partición casi igual entre quienes piensan que debería volver y los que creen que su carrera política está acabada.
Uno de los sondeos, difundido ayer, mostró que el 51% de los franceses considera que Strauss-Kahn, o DSK, como se lo conoce en su país, ya no posee ninguna proyección política, versus un 42% que piensa lo contrario.
El estudio fue hecho sobre una muestra de 965 adultos el 1 y 2 de julio por la consultora Ipsos Public Affairs para la revista Le Point. La encuestadora no especificó margen de error.
En otro sondeo, realizado por Harris Interactive y publicado en el diario Le Parisien, el 49% de los consultados respondió que “sí” a la pregunta: “sin prejuzgar su inocencia o culpa, ¿quiere que DSK vuelva a la escena política francesa algún día?”.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico