Algunas bibliotecas populares podrían convertirse en municipales

La Federación de Bibliotecas Populares recambió parte de su comisión directiva y discutió temas para el trabajo durante este año. Así surgió la necesidad de normalizar el funcionamiento de las bibliotecas que están en situación crítica. A la vez se analiza como alternativa que algunas pasen a la órbita municipal.

Las actividades que este año desarrollará la Federación de Bibliotecas Populares estarán orientadas a conocer la situación de cada biblioteca, y en tal sentido se medirán las alternativas para reflotar a aquellas que se encuentren en situación crítica, tal como ocurre en Comodoro con muchas que tuvieron plena vigencia en años de crisis.
Así lo informó Juan Carlos Siarez, representante de la biblioteca «Hugo Darío Fernández» de barrio San Martín. Siarez participó días atrás de la renovación parcial de autoridades de la la Federación de Bibliotecas Populares de la Provincia de Chubut, que tuvo su asamblea ordinaria en Trelew.
Además de tratarse la memoria y balance de la federación mencionada, se nombraron nuevos representantes de bibliotecas para la comisión directiva, aunque la presidencia continuará a cargo de Gladys Cisterna, según lo establece el estatuto.
A la vez se trataron temas de interés, entre ellos el fortalecimiento de la Federación, y se habló sobre cuál será el futuro de las entidades entre las que muchas no han podido sostenerse.
En ese sentido, Siarez comentó que «se quiere normalizar a todas las bibliotecas que no están funcionando bien, tras el desgaste de la gente que trabaja a pulmón. La intención es dar el apoyo para normalizarlas».

POPULARES O MUNICIPALES
Por otra parte, fruto del encuentro en Trelew se supo que hay una fuerte intención del gobierno provincial que está vinculada a que las bibliotecas no dejen de existir, sino que subsistan incluso hasta con la forma de dependencias municipales.
«Hay una intención para que todas queden en funcionamiento, como populares o como municipales», indicó Siarez, quien comentó que en este último caso «pasarían a ser oficiales», por lo que restaría una readecuación institucional que necesariamente modificaría las formas de funcionamiento.
Todo esto en virtud de la realidad que se presenta: «hay algunas bibliotecas que no están funcionando, otras que no abren porque no cuentan con personal y a veces hasta cuesta formar una comisión directiva como para organizarlas siquiera. Muchas veces son dos o tres personas que quieren sacar la biblioteca adelante», dijo el referente del sector, que además explicó que el problema de estas instituciones que brindaron apoyo escolar en tiempos de crisis es que están en un «círculo vicioso» porque no logran su personería jurídica y en consecuencia tampoco subsidios para sostenerse.
«Legalmente, tienen que tener personería porque los apoyos deben venir a nombre de la institución y no de personas físicas», puntualizó.
Así, comentó finalmente que «durante este año la Federación estará dispuesta a brindar apoyo y capacitación para armar proyectos. Podemos conectar bibliotecas que están organizadas con las que no, para ir viendo cuál es el camino».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico