Algunas pymes sólo pudieron trabajar 10 días en tres meses

Entre el 1 de abril y el 30 de junio sólo un puñado de empresas radicadas en la localidad de Las Heras logró certificar diez días de trabajo, luego del paro total de actividades en Santa Cruz. Otras directamente no pudieron prestar ningún tipo de servicio. El 9 de julio las últimas dos empresas que estaban paradas lograron retomar sus actividades habituales. Desde entonces, y aunque los empresarios no quieren repetirlo en voz alta, la actividad industrial en Santa Cruz no volvió a paralizarse. Con lo cual julio podría ser el primer mes –luego de tres totalmente inactivos– que las empresas vuelvan a certificar servicios.

El 9 de julio Santa Cruz volvió a “ponerse en marcha”; la actividad se reanudó en los yacimientos y los trabajadores regresaron al campo. “Se retomaron las actividades pero con el 100% de la gente con los bolsillos vacíos”, manifestó Matías Twardosky, dirigente de la Cámara de Empresas de Servicios Petroleros de la Cuenca del Golfo San Jorge haciendo referencia a una situación cien por ciento real.
La operadora YPF reconoció los jornales durante los meses de abril y mayo, pero fueron montos que dejaron de abonarse por previo aviso de la operadora en el mes de junio. Luego llegó un anticipo dado por YPF de 5.000 pesos para cada operario.
Fueron muy pocas las empresas -apenas un par, según trascendió- que pudieron cumplir con el pago del aguinaldo proporcional al período abril-junio. Si bien aún se está reacomodando la actividad y volviendo lentamente a la normalidad, aún no se sabe cómo se arreglarán las empresas para lograr un equilibrio financiero. Santa Cruz está sumida en una situación económica muy delicada luego de tres meses de paralización y algunos empresarios opinan que el Gobierno provincial debería haber anticipado dicha situación.

NEGOCIACIONES Y MESAS VIRTUALES
La erupción del volcán Puyehue, el 4 de junio, dilató una serie de encuentros que estaban pautados entre operadoras, gobierno y empresas. Finalmente se realizaron de manera “virtual” primero con Tecpetrol y luego con Capsa y Pan American, quedando para el final YPF, con quien las empresas regionales mantienen las mayores diferencias y desacuerdos.
Los integrantes de la Cámara empresaria quedaron “conformes” con esta última de la ronda y se los escuchó mencionar que “hace tiempo que no lográbamos un clima tan adecuado como en esa oportunidad. Se debatieron temas que eran urticantes e YPF adoptó una postura accesible”.
En este sentido, como corolario del encuentro, los empresarios pymes se comprometieron a redactar un informe detallando la totalidad de los puntos discutidos y presentarlo ante las autoridades de YPF.  “Los puntos fueron debatidos y consultados con todas las pymes que integran la Cámara ya que uno de los temas centrales a exponer en dicho informe es la actualización de valores, costos financieros, utilidades, imprevistos, amortizaciones. Puntos álgidos y que siempre generaron discrepancias entre las partes”, recordó Twardosky.
La presentación de dicho informe ante la operadora sería una formalidad, ya que cada uno de estos puntos estarían prácticamente aprobados. “Estimamos que en los primeros días de agosto el tema estaría resuelto”, dijo el presidente de la entidad aclarando que con esta resolución todas las empresas pymes -formen parte o no de la Cámara- serán beneficiadas.

LOS PUNTOS DE LA NEGOCIACION
Al cierre de esta edición, la Comisión Técnica de la Cámara de Empresas Regionales de la Cuenca del Golfo San Jorge aún se encontraba trabajando en la elaboración del informe que presentarán ante las autoridades de YPF.
Sin más detalles, trascendió que el contenido del documento plantea la manera en que los empresarios pymes pretenden que se arme la estructura de costos a partir de ahora. Se trabajó buscando un consenso con todas las empresas que integran la Cámara y se elaboró el documento con propuestas “adecuadas a las realidades de nuestro mercado”, dijo uno de los empresarios. Se estima que en los próximos días el informe será presentado ante YPF para su análisis.

UN MES DE 30 DIAS
No es broma. Que trabajar todos los días del mes sea una regla y no una excepción fue uno de los pedidos que realizó la Cámara de Empresas Regionales de la Cuenca del Golfo San Jorge en una comentada solicitada que publicó en los medios regionales el pasado mes de mayo.
La situación había tocado fondo. De hecho, la gran mayoría de las empresas radicadas en Las Heras (aunque el conflicto afectó tanto a Chubut como a Santa Cruz) estuvieron casi tres meses sin facturar ni prestar servicios.
Con este telón de fondo, en ese momento la entidad empresaria por primera vez en su historia no descartó la posibilidad de un lockout empresario o paralización de actividades en yacimientos si en un tiempo prudencial no recibían respuestas satisfactorias por parte de las operadoras.
La medida nunca se llevó a cabo porque primó nuevamente la paciencia y el diálogo.
El mes de julio encontró a los empresarios con los ánimos más calmados, aunque no dejan estar alertas ante este escenario de “aparente calma”. Este será un mes de 30 días trabajados en el cual las pymes podrán certificar sus servicios; hecho que llega como una bocanada de aire fresco.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico