Alimentos, el motor

Los alimentos son el rubro más sensible de los precios. Pese a la firme decisión oficial de controlar su suba mediante acuerdos de precios cuyo cumplimiento ahora es certificado por inspectores de Defensoría del Consumidor, el Gobierno está perdiendo la iniciativa.
Los primeros síntomas fueron las fuertes diferencias de aumentos entre los precios del INDEC y las canastas que elaboran las organizaciones de consumidores. Por ejemplo, la canasta básica con alimentos y productos de limpieza que releva Adelco detectó una suba promedio del 2,52% en abril.
Los datos difundidos ayer ratifican que el Gobierno está perdiendo la batalla. Además, hay un persistente desabastecimiento en las góndolas de los supermercados -profundo en el caso de los lácteos- y el Centro de Educación al Consumidor (CEC) denunció al cabo de un reciente relevamiento que las marcas están sacando a la venta sus productos en paquetes más pequeños.
No hay moda ni márketing en ello. Es un liso y llano aumento encubierto de precios.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico