Allanamiento en el Concejo Deliberante: “indignación” después de la “sorpresa”

Carlos Vargas y Viviana Navarro, concejales del FpV, coincidieron ayer en reclamar el desarrollo del allanamiento ordenado por la Justicia Federal el jueves para retirar únicamente un expediente del Concejo Deliberante que, señalaron, podría haberse solicitado mediante escrito. Ambos subrayaron que el Poder Legislativo obró de buena fe en torno a los pliegos del parador, recordando que las licitaciones y adjudicaciones corren por exclusiva cuenta del Ejecutivo.

 “Indignado” es el calificativo que eligió Carlos Vargas para, una vez superada la sorpresa, referirse a la impresión que le dejó el allanamiento del jueves en el Concejo Deliberante. Fue a consecuencia de la requisa ordenada por la Justicia Federal en torno a la causa que investiga lavado de dinero, evasión tributaria y conductas impropias con la ley que rige el sistema bancario, y por el que las fuerzas intervinientes secuestraron un expediente y las filmaciones vinculadas a las dos sesiones ordinarias en las que el cuerpo aprobó de modo unánime el pliego para licitar la construcción de un parador costero en el Parque Soberanía.

“Me sorprendí, pero también estoy indignado desde que tomamos conocimiento que lo que venían a buscar era sólo lo del proceso de licitación del parador. La juez sabía que mandando a cualquier subordinado podía recabar todo sin ese circo de venir y cerrar la entrada del Concejo” reclamó para añadir que “la verdad, la justicia debe ser responsable en cuanto a los procedimientos que sigue para que no se dé esto de darle mucho volumen publicitario a algo que era mucho más sencillo”.

Añadió que la sorpresa mayor fue cuando “no retiraron nada más que ese expediente”, cuyo tratamiento subrayó como público y notorio dado su paso por doble lectura y audiencia pública, en la que varios vecinos opinaron al respecto. “Esas cosas son las que molestan. Me agrada que la juez haga su trabajo responsablemente, que lo haga bien y ojalá encuentre a todos los responsables de esta causa, pero sin circo, me parece que hay que dejarlo de lado”, planteó ayer en declaraciones radiales.

En cuanto a la transparencia del tratamiento parlamentario de ese expediente, en el que sostuvo que los ediles “obramos de buena fe”, recordó que las sesiones se realizan con presencia de los periodistas de distintos medios, y que no hubo nada oculto. También dijo que el único interés que movilizó a los concejales a aprobar el tema fue la posibilidad de una mejora a la costanera.

“Nosotros actuamos de buena fe, a tal punto que recuerden que cuando asumimos había terrenos frente al Liceo en la Polonia, en los que el señor Lee (uno de los empresarios investigados) era uno de los que quería hacer edificios. Como no estaba todo claro, volvimos todo para atrás” planteó Vargas señalando que si alguien pudiera pensar que la licitación del parador costero -que fue suspendida- podría estar direccionada, debería bastar de muestra cómo accionó el Concejo con esta mencionada adjudicación que revocaron, y sobre las que Lee “podrá ser dueño si llega a través de una competencia con otros empresarios”.

“UN EXCESO,

UN ATROPELLO”

Así definió Viviana Navarro el allanamiento del jueves bajo el mismo argumento de su compañero de bancada de que el expediente secuestrado en medio de un operativo podría haber sido solicitado por escrito, como el que se liberó al Tribunal de Cuentas Municipal.

“Ese es un expediente, abarcó dos lecturas y audiencias pública, y la licitación quedó desierta, no sé qué relación está tratando de encontrar con el Concejo Deliberante, no lo entiendo” reclamó, recordando que varios vecinos opinaron al respecto en la compulsa, entre ellos la vecinalista de Restinga Alí, América Melión, pidiendo que obras de esa envergadura lleguen a las playas de la zona norte. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico