Alumnos de Esquel juraron la bandera un mes y medio después
Como el 20 de junio los maestros estaban de huelga, la ceremonia debió postergarse. Este año perdieron 70 días de clase.

Los alumnos del cuarto grado de la Escuela Nº 24 de Esquel realizaron este martes, fuera de tiempo, la “Promesa de Lealtad” a la bandera nacional. Fue durante un emotivo acto llevado en el establecimiento por la mañana, encabezado por la directora Sandra Simeoni, y el intendente Sergio Ongarato.

Los alumnos debieron esperar un mes y medio para cumplir con esa emocionante tradición: es que el 20 de junio, Día de la Bandera y de la promesa, el paro docente se lo impidió.

Chubut tuvo un largo conflicto con los gremios docentes de la provincia, sobre todo con la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECH), el más fuerte y de mayor cantidad de afiliados. Fueron casi 70 días sin clases porque en general hubo un alto acatamiento. Pero a pesar de ello, en muchas escuelas de la provincia, el 20 de junio los maestros concurrieron para tomarles la tradicional promesa. Esto no ocurrió en la escuela 24. Por eso el acto se hizo ayer.

Asistieron otros funcionarios municipales, concejales, supervisores escolares, representantes de distintas instituciones y fuerzas armadas y de seguridad, excombatientes de Malvinas, como también participaron docentes y padres de los niños, que gritaron con fuerza “¡Sí,prometo!”

Esta ceremonia, que también contó con los respectivos abanderados de la misma escuela y la Provincia, estaba programada como cada año para el 20 de junio, Día de la Bandera. Pero la inactividad escolar por el paro docente obligó a la postergación para cumplir este martes con el acto para el que tanto se prepararon los alumnos.

Cada chico recibió su certificado, y como agasajo hubo una torta gigante que compartió la comunidad educativa con los visitantes. El intendente dijo que, “como todos los años, fue muy emocionante ver a los chiquilines prometer a la bandera. Esto me trae muchos recuerdos, y moviliza muchas cosas”.

Aseguró Ongarato que “fue un orgullo poderme dirigir a los chicos en un momento tan especial de sus vidas, y hablarles que a la bandera se la cuida, se la protege, y esta promesa es para toda la vida”. De todas maneras, muchos padres no se mostraron muy a gusto con esta ceremonia, celebrada en una fecha inusual, recuperó diario Clarín.