Ambiente se enfoca ahora en la regulación de aceites vegetales usados

Durante la mañana de ayer se anunció formalmente la constitución de la nueva dependencia de la Subsecretaría de Ambiente municipal, que con referencia concreta en aceites vegetales usados es coordinada por Edmundo Ivany, director general de servicios ambientales, y César Avilés en el cargo de jefe operativo del sector. Existe un registro de generadores y rigen multas para la gestión inapropiada de los residuos.

El área se enmarca en la sanción específica en 2012 de una ordenanza que regula el uso del aceite, con lo que la flamante dependencia ejercerá el control específico del uso, recolección y disposición final en locales gastronómicos, previniendo la contaminación ambiental.

La presentación formal de la esfera se desarrolló ayer a través de una conferencia de prensa, destacándose que se busca proteger la salud de la comunidad, con lo que Ivany recordó la sanción de la ordenanza marco como un hito necesario para el control, subrayando que con la norma “tenemos un nuevo paradigma porque todos somos generadores de residuos, los cuales deben ser clasificados para obtener una ciudad más limpia y sustentable”.

Mientras las acciones concretas van en la misma línea que se busca aplicar a la gestión integral de residuos sólidos urbanos, en sintonía con la puesta en marcha de la planta de tratamiento y la nueva ordenanza en la materia, Avilés explicó que el nuevo departamento ambiental tiene como función operativa involucrar el control específico de la gestión de aceites vegetales en la actividad de restaurantes, las empresas de catering, las rotiserías y contempla además a los generadores eventuales de actividades al aire libre, como por ejemplo los puestos callejeros.

“El empresario o comerciante debe inscribirse ante el municipio y se le expende un certificado donde consta dicha inscripción. Una vez inscripto, controlamos cómo están gestionando el aceite. Si se acopia en bidones, tachos o en su defecto tirarlo. Comúnmente se acopia en bidones, nosotros facilitamos el contacto con empresas habilitadas para transportar los aceites.

Las mismas cumplen con todas las normas para efectuar el traslado”, planteó el funcionario, detallando además que los residuos son transportados hacia San Miguel (Buenos Aires), donde son reutilizados. “En un lapso de 6 meses, se juntaron 44.000 litros de aceite vegetal usado, de un total de 117 generadores que están inscriptos” puntualizó.

Avilés destacó que la misma ordenanza marco habilita la sanción a los comerciantes generadores que no cumplan la normativa, abarcando desde el incumplimiento para quienes no se quieren inscribir, como el desvío administrativo por no presentar documentación en tiempo y forma.

Mientras la disposición final de aceites vegetales usados está contemplada en los “puntos verdes” previstos por la nueva ordenanza de gestión integral de residuos para la ciudad, los funcionarios recordaron que a nivel domiciliario estos residuos podrán acercarse a los iglús específicos, con un tope de 25 litros semanales. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico