Amenazaba con un cuchillo a su bebé para evitar que lo detuvieran

El miércoles sobre las 23:30, personal policial de la Seccional Séptima fue alertado de que en la zona de quintas del barrio Máximo Abásolo, un joven de 21 años había agredido a su pareja y que se había llevado en brazos a su pequeño hijo. Cuando lograron rodearlo, según el informe policial, le puso un cuchillo en la garganta al pequeño como amenaza para evitar que lo detuvieran. Un policía aprovechó un descuido que cometió y lo redujo, logrando sacarle el cuchillo.

Un joven de 21 años fue detenido en la noche del miércoles, bajo la imputación de amenazar con cortarle el cuello a su bebé de 9 meses si la policía lo detenía. De acuerdo a la denuncia, minutos antes había agredido a su pareja, pero un familiar de la mujer había alertado a la Seccional Séptima sobre la situación de violencia familiar.

Cuando los policías llegaron al lugar, el alterado individuo corría con su bebé de 9 meses por la calle. Todo ocurrió en la calle Código 683 de Zona de Quintas 2 del barrio Máximo Abásolo.

De acuerdo a fuentes policiales, cuando el hombre vio a los policías llegar en el patrullero, se introdujo al fondo de un patio vecino y al ver que no tenía escapatoria le apoyó un cuchillo en el cuello a su bebé de 9 meses.

Les advertía a los uniformados que si la policía no se retiraba, iba a matar al bebé. Los gritos pusieron en alerta y sobresaltaron a todo el vecindario y varios vecinos se acercaron hasta el lugar y al notar la actitud del hombre, comenzaron a insultarlo y pretendían ingresar a golpearlo.

Los policías comandados por el oficial ayudante Rubén Delgado, el cabo primero Darío Salaberry y el agente Leandro Perea, lograron distraer por un momento al hombre. En ese momento, uno de los policías saltó y lo tomó del brazo con el que sostenía el cuchillo, logrando reducirlo.

La suboficial Sally Salas contuvo al bebé de 9 meses que lloraba asustado por toda la situación, hasta que fue entregado a su madre. La mujer realizó la denuncia por las lesiones y violencia familiar en la Comisaría de la Mujer, mientras que desde la Seccional Séptima de Policía se instrumentó la causa por amenazas agravadas al bebé.

El sospechoso, cuyo nombre no se da a conocer para evitar identificar a su pareja y al bebé, quedó alojado en un calabozo de la comisaría del Máximo Abásolo y a disposición de la Oficina Judicial para ser sometido por la Justicia a la audiencia de control de detención y formalización de la investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico