Amplían la investigación contra Samuel Alcalá

La fiscal Andrea Vázquez presento un pedido de ampliación y reformulación, en el marco de la investigación contra Samuel Alcalá, imputado por el femicidio de Lorena Piedras. El detenido también es investigado por el intento de homicidio contra la hija de la víctima, una adolescente de 15 años. El hecho ocurro el viernes 10 de mayo de este año en el domicilio que la familia compartía en el barrio Parque Patagonia.

En la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Sarmiento se desarrolló la audiencia de ampliación de la investigación contra Alberto Samuel Alcalá (33), imputado como presunto autor del delito de femicidio contra Lorena Piedras (40). La fiscalía actuó a través de Andrea Vázquez.

El procesado, en tanto, se encuentra detenido en el pabellón 9 de la alcaldía policial de Comodoro Rivadavia y participó del acto judicial mediante el sistema de video conferencia, desde la Oficina Judicial de esta ciudad, con el asesoramiento legal del abogado de la defensa pública, Marcelo Catalano.

En la audiencia, también participo el abogado Tomás Malerba, en representación de la Asesoría de Menores. El acto judicial fue presidido por el juez Jorge Novarino.

EN DEFENSA DE LA HIJA

En la ocasión, la representante de la parte acusadora explicó que luego de analizar los testimonios obtenidos en Cámara Gesell de una víctima -y testigo del hecho- surgen modificaciones del relato que fuera presentado en la audiencia de apertura. En consecuencia, correspondía informar a la defensa de esta situación.

En este sentido, indico que el hecho ocurrió el 10 de mayo a las 20:15 en un domicilio ubicado en la calle Rivadavia 1320. Ese lugar también es conocido como “complejo de departamentos verdes” del barrio Parque Patagonia.

Según los investigadores, ese día a las 20:15 en el departamento 4 la adolescente -hija de Lorena Piedras- comenzó a discutir con su padrastro, Samuel Alcalá. La reacción del acusado fue golpear a la menor. Para ello, utilizo un palo de escoba.

Como consecuencia de la agresión, la joven sufrió una lesión a la altura de la ceja izquierda y se refugió en el baño del departamento.

En este contexto, Lorena Piedras reaccionó en defensa de su hija. La respuesta de Alcalá fue tomar un arma blanca y apuñalar a la mujer.

Según el informe de la autopsia forense, la víctima recibió un total de diecisiete puñaladas. Doce cuchilladas fueron en la zona alta de la espalda y otros cuatro cortes en el cuello. Por último, recibió una puñalada en el lado derecho del mentón. Esta lesión fue la que le provocó el deceso.

Lorena Piedras quedó boca abajo, tirada en la cocina. Murió desangrándose. En tanto, la adolescente abrió la puerta del baño y alcanzó a ver cuando el acusado apuñalaba a su madre. Cuando la víctima intentó cerrar la puerta, Alcalá ingreso al baño y también quiso asesinar a su hijastra. La atacó con el cuchillo y le provocó lesiones en la espalda.

Pero la menor pudo escapar y al salir al exterior de la vivienda, pidió auxilio a una vecina y a un móvil policial que pasaba por el lugar. En este marco, Vázquez recordó que Lorena Piedras y Samuel Alcalá estaban en pareja y llevaban siete años de convivencia. Al provocarle la muerte a la mujer el agresor desplegó su violencia y superioridad para con ella. La muerte fue perpetrada en un contexto de violencia de género de larga data.

Para los investigadores, el imputado cometió la agresión con la intensión y voluntad de hacerlo, doblegando y sometiendo a la víctima por su condición de mujer.

A ello, Vázquez agregó que el imputado también demostró así su dominación hacia la adolescente y su madre. Con respecto a la primera, la fiscal indicó que existía una situación de subordinación y sometimiento hacia Alcalá, basada en una relación desigual de poder, mucho más acentuada por su edad.

Con respecto a las características del detenido, destacó que Alcalá era controlador y no permitía que la menor establezca relaciones con sus pares, resaltando que dos meses antes del crimen hubo una situación de violencia entre el agresor y la adolescente, lo que provocó que la menor se escapara de su hogar.

Por último, la jefa de fiscales expresó que toda la secuencia descripta ocurre en el marco de una situación de violencia de género, en la modalidad de la violencia doméstica, donde Lorena Piedras fue agredida por su condición de mujer.

Asimismo, sostuvo que Alcalá ejerció actos de dominación y control sobre la víctima y su hija adolescente. Para ello se valió de su superioridad física y del arma que tenía. Con el cuchillo provocó heridas en ambas mujeres.

A su turno, Catalano manifestó que habiendo escuchado la reformulación de los hechos por el momento la defensa del imputado no realizará ninguna objeción, ni oposición.

El juez Novarino resolvió tener por reformulado el relato del hecho, por los mismos términos, victimas y calificaciones legales escogidas por la parte acusadora, y también decidió mantener el mismo plazo de investigación dispuesto en la audiencia de formalización de la investigación preparatoria de juicio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico