Amsterdam: arte y noche libertina en el país de los tulipanes

Más de 1.000 puentes que cruzan canales dan forma a esta particular metrópolis, donde la venta de drogas blandas y de sexo son legales, y el arte tiene un importante atractivo que potencia el desarrollo turístico de la zona.

Holanda está situada en la región occidental de los Países Bajos, cerca del mar del Norte, dividida en dos provincias diferenciadas por sus costumbres. Durante todo el año, este país recibe a millones de turistas, pese a no ser uno de los más populares.
Se recomienda visitarlo en primavera y verano, cuando las playas del mar del norte presentan sus mejores temperaturas.  Viajar a Holanda puede ser toda una aventura. Sin duda, su principal atractivo es Amsterdam, su capital. En la actualidad la ciudad cuenta con una intensa actividad industrial y con un fuerte turismo, que genera una importante cantidad de ingresos.
Amsterdam cuenta con más 727.095 habitantes -de los cuales un 30 por ciento es población juvenil. Además tiene 165 canales, 400.000 bicicletas, 2.400 casas flotantes y 6.937 edificios históricos.
Pese a sus cifras es una ciudad abierta a las nuevas ideas, que otorga gran libertad de expresión a los jóvenes y donde la tolerancia es uno de los principios fundamentales. Precisamente son estos ingredientes los que atraen a la juventud del mundo entero a esta capital.
La ciudad se levantó alrededor de una red concéntrica de canales, que fueron construidos originalmente para el transporte de mercancías en barcos. En la actualidad hay aproximadamente 1.000 puentes cruzando sobre los canales. Teniendo en cuenta esto, una de las mejores formas de verla es haciendo un tour por los canales.
La mayoría de la casas fueron construidas en la edad de oro de los Países Bajos, el siglo XVII. Estos edificios de fachada estrecha, que pertenecían a los comerciantes, se caracterizan por sus tejados a dos aguas con decoración holandesa.
La Plaza del Dam, que es donde se construyó el primer dique sobre el río Amstel, es el centro de la ciudad y el punto de encuentro de muchos turistas. La parte más antigua de la ciudad es Nieuwmarkt, cerca de los primeros canales Herngracht, Prinsengracht y Keizersgracht que se construyeron para proteger a la ciudad de las invasiones.
En el siglo XVII Amsterdam tenía reputación de ser una ciudad muy tolerante en cuanto a la religión, lo que atrajo a flamencos, valones y protestantes franceses así como comerciantes judíos de España, Portugal y Europa Central. Hoy en día, la tolerancia de aquellos tiempos, esta presente en los famosos “coffe shops”, donde se pueden comprar drogas blandas y en la industria del sexo, que incluye “sex shops” y prostitución. Las personas dedicadas a este oficio pagan impuestos, realizan una actividad que está regulada y generan además unos ingresos de cerca de 1 billón de florines, moneda oficial del país.
Amsterdam se destaca también por ser un centro internacional en el comercio de diamantes, lo que permite ver cómo se hacen los cortes y cómo se tallan estas piedras. Sin embargo, también tiene un gran espacio dedicado al arte y la cultura.
La ciudad tiene 53 museos, 61 galerías de arte, 12 salas de conciertos y 20 teatros. Además allí se realizan  diversos eventos especiales como por ejemplo la Semana de las Artes de Amsterdam y el Festival Holandés.
La Oficina Central de Turismo de Amsterdam está ubicada en Stationsplein 15, en frente de la Estación Central. Allí se puede contratar los servicios de un guía profesional y orientarse para transportarse por la ciudad.

MUCHA VIDA
NOCTURNA Y VENTA
DE SEXO LEGAL
Holanda se caracteriza por ser un país libertino, donde las drogas y la venta de sexo están permitidas. En Amsterdam, su capital,  muchos de los clubs están concentrados en la zona de Rembrantsplein Leidseplein.
El horario de los clubs por lo general es de 22 a 4. Además hay un gran número de cabaréts, bares y locales de música en directo, con conciertos y teatros. Los más famosos son la Opera (Stadsschouwburg) y el Auditorio de Música Clásica, Opera y Ballet (Concertgebouw).
Por su parte, el Distrito Rojo (Walletjes) está ubicado en uno de los barrios más antiguos de la ciudad y es famoso en todo el mundo ya que las prostitutas que ofrecen sus servicios lo hacen de una forma legal y regulada (trabajan turnos de seis horas, pagan impuestos y llevan a cabo frecuentes exámenes médicos).
El mismo atrae a más de 100.000 personas por noche y se encuentra a unos pocos metros desde la plaza Dam. Quienes visitaron esta ciudad, afirman que mientras duran los rayos de sol y la luz del día esta zona es parecida al resto de Amsterdam, sin embargo, de noche se convierte en otro espectáculo de luces rojas y mujeres semidesnudas.
Gran parte de esta zona esta unida a la profesión más antigua del mundo, el comercio y en particular el sexo. Las “prostitutas legales” han acaparado las casas más antiguas de la zona. Hasta hace poco la situación de este barrio era muy distinta a la actual, llena de tiendas y restaurantes. Es un barrio tranquilo, aunque cuando anochece se debe tomar alguna precaución

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico