Analizan crear una tecnicatura agropecuaria en Sarmiento

Referentes de la agencia local del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) se reunieron el martes con el rector de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), Jorge Gil, a quien convocaron a designar a un representante institucional para integrar el Consejo Asesor de la institución, como así también el programa Pro Huerta.

En la oportunidad también se determinaron líneas de acción de las instituciones y los posibles puntos de encuentro.
Gil sostuvo que «necesitamos una fuerte interrelación con el INTA, considerando la planificación estratégica del futuro de la provincia respecto de la producción agropecuaria, tanto rural como urbana, atendiendo el crecimiento de poblaciones como la de Sarmiento en esta materia y la necesidad de recursos humanos».
El rector expresó también su inquietud por recuperar el sendero de interpretación de la institución y la forestación e instalación de invernáculos en el sector del Cordón Forestal.
«Queremos recuperar la línea de trabajo y relación con el INTA porque, sobre todo, nos interesa volver a trabajar con las problemáticas vinculadas a lo agropecuario», expresó.
Fue el gerente de la Agencia local, Daniel Granado, quien se comprometió a transmitir estas inquietudes para avanzar en los lineamientos de un trabajo concreto que acerque a las instituciones.

RECURSOS HUMANOS
En este marco se ofreció la posibilidad de desarrollar un trabajo conjunto para la instalación de una tecnicatura de Producción Agropecuaria en Sarmiento. La misma ya se desarrolla en Gaiman con el aporte financiero del gobierno de la provincia y podría comenzar a funcionar próximamente en Trevelin.
En este sentido, la ingeniera agrónoma Jimena Villafañe, del INTA, indicó que es notable la falta de mano de obra no especializada en el desarrollo de tareas en el sector agropecuario de toda la provincia, pero también de personal técnico.
Fue el decano de la Facultad de Ciencias Naturales, Adolfo Genini, quien informó que la inversión para el desarrollo de esta oferta consiste básicamente en sueldos para los docentes, dado que el resto de las cuestiones se puede resolver a partir del trabajo complementario con otras instituciones.

EN LA CIUDAD
José Luis Cepeda, a cargo del programa Pro Huerta, fue quien informó a las autoridades universitarias sobre el trabajo realizado por la institución en el sector urbano.
Contó que unas 1.800 familias producen para consumo familiar y para la venta, con una particularidad: el trabajo asociativo.
«La asociatividad, que era algo que antes no se daba, se comenzó a presentar en la venta de los productos, pero sobre todo en la compra de recursos, de insumos. Es una práctica novedosa que tiene su origen en la producción de cerezas en Sarmiento y que queremos replicar en otras áreas», dijo Cepeda.
El rector consideró que la actividad «es un componente económico y social muy importante en la ciudad, y sin dudas vamos a estudiar la forma de acompañarlo no sólo desde la Facultad de Naturales, sino también desde otros ámbitos», afirmó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico