Analizan el peor escándalo del gobierno de Lula

La justicia brasileña comenzó a juzgar desde ayer el «mensalão», un gigantesco esquema de compra de apoyo político con fondos públicos que involucró a 40 personas, incluyendo funcionarios de la cúpula del gobierno de Lula. La Corte Suprema (STF, Supremo Tribunal Federal) de Brasil inició sus deliberaciones para decidir si admite la denuncia hecha por el procurador general, Antonio Fernando de Souza, es procedente.

Brasilia (Télam)
El relator del proceso, Joaquim Barbosa, leyó un legajo de 50 páginas que sintetiza las acusaciones formuladas en marzo de 2006 por el Procurador General de la República.
Souza tuvo luego una hora para sustentar su acusación, en la que afirmó que en el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva había «una sofisticada organización criminal especializada en desviar dinero público y comprar apoyo político».
Entre los sospechosos figura José Dirceu, ex jefe de gobierno de Lula; el ex presidente del PT José Genoino; el ex Tesorero de la organización Delubio Soares; varios ex ministros y diputados de cuatro partidos aliados del PT, así como empresarios y banqueros.
El núcleo principal del esquema, según la denuncia, estaba liderado por Dirceu y y el objetivo era «garantizar la continuidad del proyecto de poder» del Partido de los Trabajadores (PT). electorales».
El nombre de Lula no figura en el acta de acusación de ese escándalo, que desbarató el núcleo de sus más estrechos colaboradores en 2005 y puso en peligro la continuidad de su mandato así como su reelección en 2006.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico