Angel Ibáñez continuará en prisión por el homicidio de Alan Nahuelmilla

La jueza Mariel Suárez resolvió la continuidad de la prisión preventiva de Angel Ibáñez, uno de los cuatro integrantes de una familia que están imputados por el homicidio de Alan Nahuelmilla.

El joven de 17 años fue secuestrado en la calle junto a un amigo durante la noche del 14 de abril de este año. Entre esa noche y la madrugada siguiente ambos fueron torturados en una vivienda para que confesaran quién había robado un televisor. El adolescente falleció durante el 15 de abril en el Hospital Regional, a donde había sido trasladado por familiares luego de que sus captores lo abandonaran en la puerta de la vivienda de un tío, hasta donde lo habían arrastrado con una camioneta.

Pese a que el viernes en la instancia de la rueda de reconocimiento no pudo ser identificado por el testigo que sobrevivió a las torturas, Angel Ibáñez continuará en prisión preventiva en carácter de coimputado por el homicidio de Alan Nahuelmilla. Así lo estableció la jueza Mariel Suárez en la audiencia de revisión de la prisión preventiva que se desarrolló en los tribunales penales de Comodoro Rivadavia. En el debate estuvieron presentes la fiscal general Camila Banfi por la parte acusadora y el defensor particular de Ibáñez, Mauro Fontéñez.

La defensa presentó un informe socio ambiental donde consta el fuerte arraigo que tiene su asistido, quien posee un empleo fijo y es sostén de hogar. También mencionó que la rueda de reconocimiento dio negativo para Ibáñez y aportó unas entrevistas que aseguran que su pupilo no se encontraba en el lugar donde Nahuelmilla fue sometido a tormentos.

En consecuencia, Fontéñez solicitó la libertad de su defendido con presentaciones semanales ante la Oficina Judicial sumado a la prohibición de acercamiento al sobreviviente y, subsidiariamente, su arresto domiciliario. En tanto, Banfi se opuso a la solicitud de la medida argumentando que la Fiscalía cuenta con otras pruebas, en forma independiente a la rueda de reconocimiento.

Así, la magistrada resolvió mantener la prisión preventiva de cuatro meses que fue dictada a Ibáñez al considerar que el material acercado por Fonteñez no puede tomarse como un nuevo elemento para la investigación. Suárez también se refirió a la gravedad del hecho y la pena en espera, el peligro de fuga y entorpecimiento que podría cometer Ibáñez.

“La fiscal trae un andamiaje que ratifica la presunta participación del imputado en el hecho, más allá del resultado de la rueda de reconocimiento”, sostuvo la jueza.

LA CAUSA

El secuestro con resultado de homicidio de Alan Nahuelmilla se produjo el 14 de abril, a las 23, cuando la víctima y un amigo caminaban por la calle Los Duraznos. En ese momento fueron interceptados por cuatro hombres armados que los ataron con una soga al paragolpes trasero de una camioneta y los arrastraron hasta una vivienda. Allí, Nahuelmilla y su amigo fueron golpeados con una pala y cacha del arma y a uno de ellos le cortaron las orejas con un alicate en reiteradas oportunidades.

No satisfechos, los cuatro hombres desnudaron a las víctimas y les tiraron agua fría mientras disparaban al aire y amenazaban con matarlos sino les decían dónde estaba un televisor que supuestamente habían robado. Todo esto sucedió en un lapso de cuatro horas que quedó registrado en un video.

En la madrugada del 15 de abril, los individuos se retiraron del lugar arrastrando a Nahuelmilla hasta el domicilio de uno de sus tíos, en el barrio Máximo Abásolo donde los abandonaron. Los agresores volvieron al lugar donde se encontraba el amigo de Nahuelmilla para continuar golpeándolo hasta que alrededor de las 8 lo liberaron amenazándolo para que no denunciara el ataque. Inmediatamente, sus familiares lo llevaron al Hospital Regional producto a las graves lesiones.

Nahuelmilla también fue llevado al centro asistencial pero falleció a las pocas horas por “traumatismo grave de cráneo por hemorragia intra-cerebral a causa de los golpes recibidos”.

En consecuencia, durante la audiencia de control de detención realizada a mediados de abril la Fiscalía imputó a los integrantes de la familia Ibáñez -Angel Eduardo, Sebastián, Kevin Edgardo y Marcelo Fabián-, por “privación ilegal de la libertad agravada por haber sido cometida contra un menor, por las lesiones graves causadas a una de las víctimas, por la pluralidad de partícipes y por la muerte de una de las víctimas, en calidad de coautores para los cuatro imputados”.

En esa instancia, el juez a cargo de la causa les dictó la medida de prisión preventiva mientras se desarrolla la investigación por parte de la Fiscalía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico