Ante el pedido de los vecinos, renunció el consejo de la Cooperativa de Diadema

El presidente del consejo administrativo, Paulo Neira y cinco de los consejeros titulares tuvieron que dejar sus cargos ante la exigencia de los vecinos que participaron ayer de la asamblea extraordinaria, en donde se debatió el futuro de la entidad que mantiene una deuda superior a los 960 mil pesos, más intereses, ante la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL).

El objetivo de la asamblea extraordinaria que se realizó ayer en Diadema era dar a conocer los gastos de su cooperativa de servicios públicos y proponer alternativas que permitan soportar los costos y comenzar a cancelar la deuda que mantiene la institución con la Sociedad Cooperativa Popular Limitada.
La crisis financiera que mantiene la entidad, con una deuda que asciende a los 962 mil pesos, más intereses, produjo que los vecinos finalmente pidieran la renuncia del Consejo administrativo presidido por Paulo Neira.
De esta forma, el cuerpo de consejeros integrado por siete titulares y tres suplentes tuvo que aceptar el desenlace y renunciar. Así, la síndico suplente Alicia Rodríguez quedó a cargo de la institución junto a Viviana Carrasco, Maite Luque y Leandro Murrugar.
“No se aprobó el aumento de tarifas, estamos en una situación bastante crítica y se pedía un esfuerzo más para que a partir de ahora comencemos a pagar la deuda de agua y luz, pero no fue aprobado”, explicó Paulo Neira a Diario Patagónico.
“Todas las gestiones realizadas ante todos los organismos de contralor no dieron resultados positivos, lo más acertado es dar un paso al costado, lo negativo es que se dieron por terminadas las negociaciones que llevábamos con los estamentos”, agregó.
Alrededor de 70 personas participaron de la asamblea que se inició después de las 15, extendiéndose hasta las 19:30, en un clima de tensión. Ante este nuevo panorama se notificará al municipio de Comodoro Rivadavia y a instituciones privadas, el cambio de administración para comenzar a delinear una estrategia que permita que la cooperativa continúe  funcionando.
Fuentes oficiales confirmaron a este diario que la entidad recauda 160 mil pesos mensuales a través de más de 400 asociados. Sin embargo, cada mes debe pagar 76 mil pesos de sueldos, 35 mil de cargas sociales, 22 mil de energía eléctrica, 50 mil de agua potable y alrededor de 60 mil pesos entre insumos y logística.  Esto genera un déficit de alrededor de 90 mil pesos que impide cancelar la deuda con la SCPL y genera nuevos intereses.
“Hemos estado cuatro años y pico al frente de la gestión. Estamos en una situación bastante complicada y tendremos que disolver la cooperativa o buscar una solución, humanamente hemos hecho lo que hemos podido, le dimos mucho énfasis al reconocimiento de permisionarios pero no lo hemos obtenido porque hicieron oído sordo desde las instituciones”, sostuvo Neira.
La situación es crítica para la histórica entidad y aseguran que mientras no se reciba ayuda del Estado o se genere una alternativa a través del municipio, resultará imposible solventar los costos.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico