Antonena: "ser empleado público es un privilegio"

El ministro de Economía formuló una dura crítica a la dirigencia política de Chubut, incluyéndose ya que él fue parte de la administración de Martín Buzzi. "Esto no es cuestión de un nombre; es un grupo", dijo Oscar Antonena.

En una extensa entrevista que hoy publica Jornada, el ministro de Economía de Chubut, Oscar Antonena, sostiene que “vivimos en una sociedad muy hipócrita. Parece que nadie estuvo acá en los últimos 15 años. Si una persona llevó adelante estas políticas es porque un grupo acompañó. No podemos echar siempre las culpas al otro. El otro hace, pero yo consiento por acción o por omisión”.

En ese sentido, se incluyó por haber sido un alto funcionario económico de la administración de Martín Buzzi entre 2011 y2015, a quien procuró dejar al margen de las responsabilidades, lo mismo que a Mariano Arcioni.

“En los últimos años en Chubut hubo autoritarismo, se manejaban las cosas como un patrón de estancia”, acotó sin dar nombres, añadiendo que “hubo una época en Chubut con ingresos formidables. El primer gobierno de Kirchner le dio miles y miles de dólares. Todos lo sabemos. Y la verdad es que no se aplicó como se tenía que aplicar. Tenemos que ser memoriosos. Miramos sólo qué nos pasa a 2, 3, 4 años”.

Asimismo, Antonena sostuvo que “no puede ser que haya comunidades con motor a combustión, que todavía tengamos un Plan Calor a leña, una provincia con gas y recursos eléctricos. Lo viví en Camarones: hay un parque eólico en la ruta 3 y Camarones tiene que andar con motores para iluminarse, cuando es un puerto con producción pesquera”.

También le dedicó un párrafo a los empleados públicos: “Todo el mundo se preocupa por cuándo se cobra el sueldo, nadie pregunta qué vamos a producir”.

En cuanto a los aumentos salariales que en campaña acordó el gobernador antes de las elecciones del año pasado en las que fue reelecto, el funcionario afirmó que “no las firma sólo Arcioni sino los gremios con los funcionarios. Se le pega al gobernador pero en realidad es un conjunto de actores que avaló esta modalidad, que no estuvo buena. Una decisión que no se tomó pensando en qué pasaría en el tiempo. Hay responsabilidad de ambos lados. Benefició a muchas personas, no a una sola. Personalizar no está bueno. De hecho la lista que ganó con Arcioni también se benefició”.

También indicó que “hoy ser empleado público es una situación de privilegio frente al privado. En una empresa privada el dueño te pide salir adelante y no podés fallar. Y acá se cometen errores y es todo igual. Se dan vehículos sin ningún tipo de discriminación, todos tienen teléfono, todos gastan, y lo pagamos todos. ¿Por qué trabajar en el Estado tendría que tener un beneficio? Hay prácticas que deben ser modificadas. Mucha gente, gracias a que llega al Estado, pueden acceder a eso que en su vida privada nunca podría llegar. Casa alquilada, auto a disposición, chofer. ¿Por qué?”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico