Antonio Carrizo: "quiero irme por la puerta grande"

En su último año de gestión, el presidente de la Liga de Fútbol hizo un balance positivo. "Hoy, la Liga está saneada, estamos al día con todo y no tenemos problemas económicos. Cumplimos con todas las normas y queremos dejar todo en orden", aseguró.

Desde 2009, Antonio “Kelo” Carrizo preside la Liga, pero lleva 25 años como dirigente de la sede madre del fútbol local y, después de mucho tiempo, se siente con la tranquilidad de que su equipo de trabajo tiene un potencial sucesor, que es Ariel Bordeira, actual vicepresidente primero.

Las elecciones en la Liga se realizarán entre marzo y abril del año próximo, y mientras desde el oficialismo postulan a Bordeira como candidato, en la vereda de enfrente aparece como alternativa Elías Guzmán, titular de Huracán y secretario adjunto del Sindicato Camioneros de Chubut.

En ese marco, Carrizo, vicepresidente de la Federación Patagónica, exasambleísta de AFA, representante del Consejo Federal y tres veces ternado para los Premios Alumni, considera que quien tome el mando debe tener un recorrido y la confianza de la dirigencia a nivel nacional.

“Ser dirigente no es de un día para el otro. Los dirigentes de AFA se fijan si sos honesto, responsable, con compromiso, y eso te va marcando un camino”, advirtió en diálogo con El Patagónico.

Ahora, el presidente de la Liga quiere dejar todo en orden. “Quiero irme por la puerta grande, que los clubes no tengan que decirme que me vaya. Es una decisión personal. Hoy, la Liga está saneada, estamos al día con todo y no tenemos problemas económicos. Cumplimos con todas las normas y queremos dejar todo en orden”, remarcó.

En cuanto a lo deportivo, destacó el hecho de que en los clásicos por el Torneo Regional Federal Amateur con ambas hinchadas haya terminado todo en paz, como así también puso énfasis en la concreción de la Liga Nacional de Desarrollo Sub 13 en Comodoro Rivadavia.

“Se cierra un año como uno quiere, sin violencia. Fue un orgullo ver el clásico con las dos parcialidades, con 6 mil, 7 mil personas. Además, vamos a cerrar un año muy bueno con un Sub 13 Nacional que nunca se dio. Tengo felicidad porque termino una gestión con un torneo que lo querían varias provincias. Eso me enorgullece, porque hoy lo estamos disfrutando acá y estamos en boca de todo el país, porque lo ven por streaming desde cualquier lugar”, rescató.

Asimismo, acentuó: “es importante resaltar la confianza que nos dieron el presidente del Consejo Federal, Pablo Toviggino, y el secretario general del Consejo, Javier Treuque, para que llevemos adelante el torneo Sub 13, como así también el acompañamiento de Paola Soto, la responsable del certamen”.

Por otra parte, hizo hincapié en que el arbitraje de Comodoro llegue a nivel nacional durante su gestión. “Siempre dije que soy un trabajador de un fin social, de cumplir un rol. Las circunstancias de la vida me llevaron a ser dirigente deportivo y hemos logrado objetivos que no se daban, como tener un árbitro nacional”, sostuvo, respecto de Nicolás Ibarnegaray.

Mientras madura la idea de que a partir de unos meses ya no estará al frente de la Liga de Fútbol, “Kelo” Carrizo espera que todo quede en buenas manos. “Esperamos que cuando llegue el momento, haya alguien. Tengo miedo que me pidan que continúe”, bromeó.

Sin embargo, aseveró: “Ariel (Bordeira) tiene ambiciones y me gustaría que sigan todos los que tengo a mi lado. (Orlando) Lamas, Cayetano (Capurro), Raúl Hernández, (Gustavo) Sanca, el Tribunal de Disciplina, los administrativos, todos cumplimos un rol importante. Y para que esto sea exitoso, con el tema de los árbitros los tengo a (José) Castro y a Marcelo Gutiérrez. Es un laburo importantísimo. Y ni hablar del apoyo de mi familia”.

“Tengo claro que me tengo que ir. Ahora, depende todo de los clubes. ¿Tengo claro que voy a apoyar a Ariel? Sí. Ahora, si los clubes no quieren mi gestión, pueden decir, ‘con Ariel va a ser más de lo mismo’. Entonces, yo les digo ‘traigan un proyecto para mejorar lo que ya se hizo’”, sentenció.

En ese sentido, recalcó: “a los balances ya casi los tengo listos, estoy al día con todos los empleados, con los servicios, con los arbitrajes, no tengo compromisos con nadie, vivo de mi trabajo, hacemos esto ad honorem y andamos para arriba y para abajo, pero es lo que elegimos. Estuve adentro de esa ‘cueva’ 25 años, así que el que venga va a tener que remarla un poquito”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico