Apareció otro proyecto para intentar vender pirotecnia

El Sindicato del Fósforo reafirmó su intención de que la ciudad habilite la venta y uso de pirotecnia de "bajo estruendo".

Desde 2017, en Comodoro rige la ordenanza de “pirotecnia cero”. Es decir que solo se pueden comercializar productos de “luces y colores” como las famosas estrellitas. Los demás están prohibidos debido a que afectan el bienestar de las personas con Trastorno de Espectro Autista (TEA).

Sin embargo, desde su aprobación siempre hubo dimes y diretes en su implementación y en los controles de la venta ilegal en las redes sociales o en plena calle. Las quejas del grupo de Padres TEA se han multiplicado por lo que la Municipalidad comenzó con una campaña para recordar que la pirotecnia con estruendo está “prohibida” en Comodoro.

La normativa está vigente en varias localidades de Chubut y se busca que se sancione una ley nacional para que las compañías dejen de producir productos con estruendo.

Lo cierto es que ahora el grupo de Padres TEA tendrá un nuevo frente. Es que el Sindicato del Fósforo presentó un proyecto de ordenanza que busca permitir la venta y uso de pirotecnia de bajo estruendo en Comodoro.

“Este año sigue prohibida la venta de pirotecnia en Comodoro pero sabemos que el Sindicato del Fósforo envió el proyecto al Concejo y no es como el anteproyecto con el que trabajamos hace un par de meses; es diferente”, explicó Silvana Casas, integrante de Padres TEA, en diálogo con El Patagónico.

Las familias de personas con TEA no están de acuerdo con esta iniciativa y temen que se puedan incluir artículos que posibiliten la libre venta de pirotecnia. “Ya nos pasó con el anteproyecto anterior que tenía tantos temas legales que necesitamos ayuda de profesionales porque no sabíamos de qué se trataba y por una mala interpretación se podía poner en riesgo a una persona”, advirtió.

Casas manifestó que la intención del Sindicato del Fósforo era que el anteproyecto se trate sobre tablas este diciembre, pero no contó con el aval de los concejales porque no se trabajó con todos los profesionales necesarios que permitieran la modificación de la ordenanza. Ahora el grupo de Padres TEA busca que se los convoque antes de tratar el nuevo proyecto.

“Nosotros pensábamos que en marzo nos van a llamar nuevamente y que con todos los sectores correspondientes podamos ver y analizar el proyecto. Estamos atentos porque están trabajando en una ley nacional que busca regular la fabricación para que no se vendan productos con estruendo. Estimamos que en marzo podría estar esta ley y ahí será otro el debate porque los fabricantes tendrán un listado de los productos que van a poder fabricar y hay que ver si coinciden con el listado que pretenden autorizar acá”, destacó Casas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico