Aplican cuatro meses de prisión al sospechoso de la brutal agresión que sufrió Luis "Viejita" Muñoz
Oscar Alejandro Pallis, quien fue detenido el jueves como presunto autor de la golpiza sufrida hace nueve días por el hombre en situación de calle, fue imputado ayer de homicidio agravado en grado de tentativa.

Con la autorización de la apertura de investigación en su contra y la aplicación de cuatro meses de prisión preventiva, concluyó ayer la audiencia de control de detención de Oscar Alejandro Pallis, de 20 años, el imputado por la brutal agresión que sufrió Luis Eduardo Muñoz.

Presidió la audiencia la jueza penal Mariel Suárez. El Ministerio Público Fiscal fue representado por la fiscal general Camila Banfi mientras que la defensa de Pallis fue ejercida por la defensora pública Lilian Bórquez.

Luego de las presentaciones de las partes, la fiscal solicitó se declarara legal la detención del imputado ya que la misma fue realizada por orden de un juez penal competente.

En cuanto al caso a investigar relató que ocurrió el 17 de agosto cuando, siendo alrededor de las 6, Luis Eduardo Muñoz se encontraba sobre las calles Mitre y Brown, en el centro de Comodoro Rivadavia y fue interceptado por Oscar Alejandro Pallis.

EN COMA

Según la Fiscal, Pallis le propinó a Muñoz diversos golpes con una baldosa y con una cadena, con claras intenciones de darle muerte, asestándoles diversos golpes en la cabeza y en el cuerpo que provocaron la pérdida de conocimiento y lesiones de carácter grave.

Actualmente Muñoz se encuentra “internado, en estado de coma con pronóstico reservado”, aunque “en el día de la fecha presentó una leve mejoría”.

Banfi calificó provisoriamente el caso como “homicidio agravado por ser cometido con ensañamiento, en grado de tentativa” en calidad de autor para Pallis.

Seguidamente la fiscal pidió la prisión preventiva del imputado por el término de cuatro meses, e igual plazo de investigación, a partir de los elementos de convicción suficientes para tenerlo como probable autor del delito.

La fiscal mencionó la existencia de un registro de video de un domo que grabó la secuencia del ataque. También detalló el resultado positivo de un allanamiento, entre otros elementos.

Banfi argumentó la existencia del peligro de fuga, ya que Pallis no tiene domicilio en esta ciudad, así como por las características graves del delito y la pena que podría caberle en caso de ser condenado, ya que se trataría de prisión de cumplimiento efectivo.

La defensa no objetó la legalidad de la detención, aunque hizo “reserva de plantear la nulidad por una llamada anónima supuestamente recibida por la que se identifica a mi asistido”.

Bórquez no objetó el relato de la agresión, pero sí la calificación escogida que a su entender debería ser la de “homicidio simple en grado de tentativa” ya que “no se probó el ensañamiento”. Solicitó denegar la prisión preventiva, es decir que se dictara la libertad de Pallis o subsidiariamente libertad con presentaciones semanales ante la autoridad judicial.

Finalmente la jueza penal resolvió declarar legal la detención del imputado y autorizó la apertura de la investigación preparatoria del caso. Dictó la prisión preventiva de Pallis por el término de cuatro meses, teniendo en cuenta el peligro de fuga, por la gravedad del delito y la pena en espera.